superconfidencial

¿Por qué hablar en croata?

Leemos, un suponer: “Casa Real no responde”. Otro suponer: “Moncloa opina que hay que parar los rumores”. Y otro más: “Real Madrid cierra el fichaje de De Bruyn”. Los periodistas españoles han adoptado el idioma croata, en el que no existe el artículo sino que cada sustantivo tiene su género. Creo que el mandarín, una de las dos grandes lenguas chinas con el cantonés, tampoco contempla los artículos en su nomenclátor gramatical. Yo diría: “La Casa Real no responde”, “La Moncloa opina que hay que parar los rumores” y “El Real Madrid cierra el fichaje de De Bruyn”. Los periodistas canarios, mayoritariamente poco alfabetos, y también hablando en chino mandarín, dicen ahora: “Voy a Puerto de la Cruz”, lo cual es también un godismo inaguantable porque siempre se ha dicho “Voy al Puerto de la Cruz”. Incluso en tiempos inmediatamente anteriores a los míos, a un conocido sujeto le pusieron un nombrete curioso por su adición a visitar la ciudad norteña; lo bautizaron como “Paquito, vamos pal Puerto”. Así que hay antecedentes, incluso en el terreno del apodo popular, expresión que puede ser una redundancia. Ahora que, por viejo, veo más tele -antes no me sentaba en el sillón y ahora estoy todo el día apalancado en él-, me doy cuenta de la incultura de los personajes que aparecen en ella, pero no los entrevistados, sino los entrevistadores. Porque el entrevistado puede ser muy fuerte animal, pero al entrevistador hay que pedirle otra cosita. Les recomiendo que vean y oigan programas como El Chiringuito (en Mega) para que observen soberanas patadas a la sintaxis de algunos contertulios. Otros se expresan correctamente, por fortuna. En fin que harían bien los periodistas de tele y radio, y hasta de prensa, no hablando en croata o en chino mandarín. El español es muy bonito.

TE RECOMENDAMOS