tribuna

La Gomera, La Palma, El Hierro y Los Cristianos

Por José Julián Mena, alcalde de Arona. | Canarias necesita el diseño estratégico de una política autonómica que potencie el transporte marítimo, tan decisiva para el desplazamiento de personas y mercancías y el crecimiento económico en nuestras islas. Por supuesto, conjugando, como factores fundamentales en esa política, la sostenibilidad, el respeto y preservación de nuestro medio ambiente.

En verano de 2021 publiqué un artículo de opinión que titulé Hijos de una isla, todo ello con el ánimo de aportar una opinión más al debate público que existe en Canarias, y de manera muy destacada en Tenerife, acerca de los límites al crecimiento o, mejor dicho, a la orientación del mismo. No voy a reproducir su contenido, pero, básicamente, giraba en torno a dos ideas: la necesidad de armonizar la construcción de nuevas infraestructuras con el respeto a un medio que es frágil, y la apuesta por optimizar las infraestructuras ya existentes para mantener y potenciar nuestra economía. Si crecemos, crecer mejor.

También señalé una obviedad que merece ser remarcada: las infraestructuras portuarias en un territorio archipelágico como el nuestro son esenciales para la economía y, por tanto, para la sociedad.

Dentro de este sistema de infraestructuras portuarias de Canarias tiene vital importancia el puerto de Los Cristianos, situado en la localidad del mismo nombre en el municipio de Arona, del cual tengo el honor de ser alcalde.

Este puerto depende de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, a su vez dependiente de la entidad Puertos de Estado. Es un auténtico nodo de comunicaciones marítimas dentro de la provincia de Santa Cruz de Tenerife y conecta con los puertos de La Estaca, en el Hierro, Santa Cruz de La Palma y el de San Sebastián de La Gomera.

La trascendencia de este puerto y la importancia de sus conexiones marítimas no han sido debidamente valoradas ni, por consiguiente, señaladas. Es el puerto con mayor tráfico de pasajeros y vehículos en régimen de pasaje de toda Canarias. En 2019, último año antes de la pandemia y, por tanto, cuyos datos no están afectados por el impacto de la misma, superó 1,7 millones de usuarios. Su relevancia económica y social para las islas de nuestra provincia y para sus habitantes es enorme.

Destaca el volumen de mercancías y pasajeros en las conexiones con la isla de La Gomera, si bien, paulatinamente, ha crecido el volumen hacia la isla de La Palma. En pasajeros, pero también camiones cargados de todo tipo de mercancías y, por supuesto, turismos y vehículos de transporte colectivo. Por cierto, por la iniciativa privada a través de dos navieras, Fred Olsen y Naviera Armas, y sus inversiones en mejoras y la incorporación de nuevos buques, echando en falta mayor participación de los organismos públicos.

Una vez señalada la importancia del puerto de Los Cristianos, no debe olvidarse otro aspecto a tener en cuenta: la gran rentabilidad que las operaciones de dicho puerto suponen para el ente público que los administra, siendo uno de los más rentables del Estado español.

La magnitud de este puerto en las comunicaciones interiores de nuestro archipiélago y su gran importancia económica y social contrastan con la, en mi opinión, escasa atención e inversión que ha recibido históricamente por parte de las administraciones públicas responsables y, además, con la precariedad del sistema viario que enlaza la autopista del Sur, TF-1, con dicha infraestructura portuaria.

Como alcalde de Arona no quiero enarbolar la bandera del localismo, sino llamar la atención sobre la enorme significación de nuestro puerto en la vertebración de la autonomía canaria. Ya he llamado la atención en otras ocasiones, y de manera reiterada, sobre la necesidad de mejorar el sistema viario a su paso por Los Cristianos. Y he apostado, entre otras posibles inversiones, por el soterramiento de la avenida Chayofita para facilitar y aliviar el tráfico entre el puerto y la autopista.

También es necesario tomar en cuenta las planificación e inversiones viales, dado el futuro desarrollo del Plan Parcial El Mojón. Las Administraciones deben compensar la deuda histórica con un pueblo que lleva años soportando un gran volumen de tráfico.

La consignación presupuestaria necesaria y la realización de dichas obras dependen de nuestra autonomía y del Estado, por la distribución de competencias existente. Además, el núcleo de Los Cristianos debería verse beneficiado con una potente inversión por parte de las Administraciones superiores para su regeneración como ciudad portuaria estratégica y como principal ciudad del sur de Tenerife, con más de 23.200 habitantes (datos del padrón municipal de 2022).

Como alcalde, pero sobre todo como aronero y como canario, hago un llamamiento público a todas las fuerzas políticas y a todas las Administraciones para que los Presupuestos autonómicos y estatales del año 2023 tengan en cuenta la importancia del puerto de Los Cristianos.

Estrechemos lazos y acerquemos, aún más, Tenerife a La Palma, La Gomera y el Hierro. Removemos obstáculos y apostemos por el futuro.

TE PUEDE INTERESAR