superconfidencial

El mundo

Si los 60 del siglo pasado fueron mágicos para la música, las libertades, las revoluciones culturales, la creación, la primera década del 2000, e inmersos en la tercera, el mundo camina proa al marisco. Lo que está ocurriendo en Ucrania y el temor de la Europa libre a que se le vaya la mano en las ayudas al pueblo ucraniano clama al cielo. Estados Unidos parece ser más generoso a la hora de colaborar a que el poderío militar ucraniano se acerque al ruso, aunque parezca una misión imposible. El terror ruso en Ucrania no tiene límites y el país invadido parece haberse contagiado también de la barbarie, protegiéndose en el concepto de la legítima defensa. Aquello es una masacre declarada, no una guerra para el ataque y la defensa de un territorio. Rusia siempre aporta a la historia asesinos y dictadores, desde los zares a Putin, pasando por Stalin y Kruschev, por poner sólo algunos ejemplos porque ha habido otros. Putin está alterando la paz del mundo de una manera flagrante, como la alteraron Kruschev y Castro en los 60 instalando misiles nucleares en Cuba, hasta que la decisión de Kennedy con el bloqueo a la isla y una negociación sobre misiles USA en Europa acabó con la crisis. A Putin, antiguo y sanguinario agente del KGB, se le ha puesto cara de loco y lo que está haciendo con su propio pueblo no tiene nombre. Miles de jóvenes rusos han sido abatidos en Ucrania y sus familias no podrán recibir sus cadáveres jamás. Ocurrió lo mismo en Afganistán, cuando a Rusia le entraron otra vez sus ganas de expansión desmedida y absurda. Este mundo está lleno de pollos sin cabeza, encaramados en los puestos de poder, que toman decisiones arbitrarias y alocadas que causan tanto dolor.

TE PUEDE INTERESAR