tribuna

El ‘Gran’ Fran

Por Luz Belinda.| Cada vez que le iba a mandar un whatsapp a Fran el corrector me escribía “gran”, y cada vez que leía “gran” pensaba “es que el corrector tiene razón, es el Gran Fran”. Fran Domínguez era, cuando empecé a trabajar en el Diario de Avisos, una firma en las noticias de la sección del Norte del periódico, un nombre tras el que, con los años, encontré a una persona de esas a las que admiras en secreto porque te da vergüenza decírselo, una buena y gran persona a la que quieres parecerte. A su familia, a sus amistades, a todos los compañeros que lo conocimos y a todos los que hemos querido -y queremos- tanto a Fran, solo les puedo decir que el dolor es compartido y que el tiempo que pasamos con él ha sido único e irrepetible. Mi último tiempo laboral con él, junto a Leoncio González y Cristo Suárez, ha sido una de las etapas de amistad más enriquecedoras que he vivido. Trabajar con Fran, conversar con Fran, reír con Fran, sortear los problemas junto a Fran…qué gran lujo. La marcha de Fran nos deja roto el corazón, nos desarma en mil pedazos que no se volverán a recomponer igual, nos abre en canal y nos hace parar en seco para reflexionar sobre el verdadero lujo en la vida: el tiempo. Escribo estas líneas oyendo su voz, sus comentarios sarcásticos,su inteligencia en todas partes, su risa, su complicidad, su sabiduría, su generosidad, su paciencia y sobre todo, su profesionalidad. Un periodista de los de antes. Es una despedida desde la tristeza, el dolor y la rabia porque de las cosas más difíciles de encajar en la vida, la injusticia es de las peores, y tu marcha, Fran, es una de las injusticias más grandes

TE PUEDE INTERESAR