gastronomía

El restaurante Lebeche, la cita con los arroces en la calle La Noria

Pepe García, un piloto comercial que además es chef, trae a la capital tinerfeña la cocina mediterránea con buen género

Pepe García es un piloto comercial, pero además es un chef que ha traído la cocina mediterránea a Tenerife. Primero empezó en El Garbí, en El Médano, y desde hace dos años está en Lebeche, en la calle Antonio Domínguez Alfonso, también conocida como la calle de La Noria, número 39, de Santa Cruz, situada en el barrio de la Concepción, una de las zonas más antiguas de la ciudad con edificios que se pueden datar en los siglos XV y XVI. García, como buen piloto, es también un gran conocedor de la importancia de los vientos en el vuelo, razón por la cual emplea nombre de las corrientes de aire en sus restaurantes.

García, catalán, hijo de andaluces y criado en Madrid, abrió Lebeche, que es el restaurante que nos ocupa, hace unos dos años y desde entonces ha trabajado muy duro para sacarlo adelante, un esfuerzo que hoy en día se ve recompensado por quienes se adentran en este espacio para disfrutar de la cocina mediterránea.

Aquí no encontramos productos de cuarta o quinta gama que tanto empiezan a proliferar por los restaurantes. Buena materia prima, correcta atención al comensal, y un homenaje a la cultura de los arroces, en los que emplean la marca Molino Roca, con una veintena de variedades. Los hay valenciano, Rías Baixas, abanda tradicional, negro con bacalao y zamburiñas, al horno, rabo de toro y trompeta de la muerte o socarrat y así podríamos seguir.

En una reciente visita a Lebeche comenzamos con una propuesta de ensaladilla del chef, que no es la habitual que encontramos en la restauración, es cremosa, con cocción al horno, poca mahonesa y servida templada con virutas de bonito del norte y piparras. No es la receta más popular, pero merece la pena probarla.

Seguimos los entrantes con unos sabrosos torreznos sorianos que García presenta sobre un puré de papas, uva, huevo de codorniz en salmuera y chalota caramelizada. Un entrante que invita a repetir.

Efectivamente, los arroces son los platos fuertes de la carta no solo por su variedad, sino también por que están muy ricos. El elegido fue el abanda, palabra que está admitido por la RAE que se escriba de las dos maneras junta y separada, y que borda el chef. Este arroz tradicional del Mediterráneo, lleva un fondo de pescado y marisco, calamares, sepia y judía verde, acompañado de unos mejillones y el resultado es más que notable. Arroz en su justo punto de cocción, con el grano suelto, con un buen fondo sin grasa y con mucho sabor.

De postre y como estamos a punto de comenzar la Semana Santa vienen bien unas torrijas, que García versiona como Red Velvet, bañadas con el color de la tarta mencionada y su inconfundible frosting de queso crema. 

TE PUEDE INTERESAR