superconfidencial

El baño de las cabras es maltrato animal

Ayer se produjo en el Puerto de la Cruz otra edición deplorable del llamado baño de las cabras. No existe tradición contrastada de este espectáculo bárbaro más que la que le quieran dar historiadores de pacotilla. Los animales, estresados, son introducidos en la playita del muelle y el rebaño deja tras de sí una alfombra de cagadas a los bañistas que, a renglón seguido, se meten en la misma agua que los pobres animales. La ley de bienestar animal (7/2003 de 28 de marzo) establece sanciones y penas para los que estresen o maltraten a los animales y yo observo maltrato en obligar a una cabra a meterse en el mar, tirarla de un campanario (como se practica en algunos lugares de la España negra) y cometer con ella otras formas de violencia. Los balidos de pánico de los pobres animales, ayer en el Puerto de la Cruz, herían la sensibilidad de los que presenciaban el lamentable espectáculo. Hay videos que han dado la vuelta al mundo. El próximo año, si el Ayuntamiento de la ciudad no prohíbe esta fiesta bárbara, en vez de apoyarla, yo mismo iré al juzgado de guardia portuense, con una denuncia en la mano, para que un juez prohíba este espectáculo de locos, basándome en las leyes en vigor, que para eso están. Y si la ley de bienestar animal citada no me ampara, que creo que sí, buscaré la sensibilidad de un juez para que prohíba esta práctica, que se repite con la excusa de honrar la memoria del recordado Chucho Dorta. Pues que se le honre de otra forma, no obligando a las pobres cabras a meterse en el mar, ateridas de frío y estresadas al máximo, en medio de sonoros balidos. Y que Sanidad tome nota, ante la jediondada de la posterior alfombra de mierda en una playa abierta al público.

TE PUEDE INTERESAR