Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos han indicado este jueves que las personas que vivan en el país y que estén inmunizadas contra la COVID-19 ya no necesitan usar la mascarilla en zonas interiores y exteriores, en la mayoría de los casos, incluso cuando se trate de grupos grandes, según adelanta el Washington Post. En la actualidad, más de 117 millones de estadounidenses están totalmente vacunados, es decir, en torno a un 35% de la población.

La directora de los CDC, Rochelle Walensky, anunció el cambio de reglas en una rueda de prensa, en la que explicó que las autoridades sanitarias han tomado su decisión en base a estudios que prueban la efectividad de la vacuna contra la covid-19.

Cabe destacar que, según señala el citado medio, la relajación de las restricciones no se aplicará en los transportes públicos y aéreos ni en los centros sanitarios. Asimismo, las autoridades sanitarias señalaron que algunos entornos laborales pueden seguir exigiendo mascarillas.

“Este es un día que creo que será marcado como un verdadero punto de inflexión en la pandemia en Estados Unidos, ya que tenemos tres vacunas que son altamente efectivas, tenemos suficientes vacunas para que todos los mayores de 12 años de nuestro país se vacunen si así lo desean, y se nos dice que es seguro retroceder en varias de las medidas en las que hemos llegado a confiar para controlar esta pandemia”, dijo Richard Besser, ex director interino de los CDC y presidente y director ejecutivo de la Fundación Robert Wood Johnson.

El anuncio significa que las personas que estén completamente vacunadas podrán volver a una vida casi normal, sin tener que llevar mascarilla o guardar una distancia social en la mayoría de espacios exteriores e interiores.