Las calles de Arucas, en Gran Canaria, fueron el lugar en el que un conductor, al volante de un todoterreno, se llevaba por delante a otros vehículos que se encontraban estacionados en la zona.

Fueron varios vecinos los que, al ver que el vehículo quedaba atravesado en medio de la calzada y tras no poder esquivar un paso de peatones elevado, los que detuvieron al hombre impidiendo que siguiera con su camino.

El individuo ha sido detenido y puesto a disposición judicial.