Si vivir en la cuarentena te ha hecho consciente de tu gasto adiccional de energia que has usado para iluminar tu hogar, lavar la ropa y encender la estufa, sigue estos consejos para ahorrar en tu factura con Iberdrola.  Sin ningún compromiso, puedes llamar al teléfono Iberdrola en guiateléfonosgratis para completar la información.

¿Cómo ahorrar en tu factura de energía con Iberdrola?

Con las comodidades modernas y los electrodomésticos de bajo consumo que existen en la actualidad, realmente no hay excusa para ser consumir energía en exceso. Ahorrar energía es mejor para nuestros bolsillos y nuestro planeta. Veamos algunas formas de ahorrar dinero en tu factura de electricidad, consejos que puedes empezar a seguir desde hoy mismo y de los que obtendrás resultados en tu próxima factura.

Elige un plan de electricidad adaptado a tus necesidades

Con los planes de luz de Iberdrola tendrás la libertad de elegir el que más se adapte a tus necesidades y las de tu hogar: Plan Estable, tanto para el día como para la noche; Plan Noche, en el caso de que seas más nocturno; Plan 8 Horas, si quieres aprovechar las 8 horas en las que más luz gastas; y Plan verano, para ahorrar en tu casa de vacaciones.

Sustitute tus bombillas

Reemplazar las bombillas incandescentes por bombillas fluorescentes compactas es una de las formas más rápidas y fáciles de ahorrar dinero. Las bombillas fluorescentes usan aproximadamente un 75 % menos de energía y duran hasta 10 veces más que las bombillas incandescentes. Esto significa un ahorro de hasta 35€ en costes de electricidad durante la vida útil de cada bombilla. Instalar estas bombillas en las lámparas que más utilices en tu hogar te permitirá reducir la factura de la luz hasta 60 € al año.

Instala interruptores inteligentes

Los sensores de movimiento encienden y apagan automáticamente las luces para que solo uses la luz cuando la necesites en cada momento. El uso de sensores de movimiento puede ahorrarte hasta 100 € en la factura de la luz. Algunos sensores de movimiento deben encenderse manualmente pero apagarse automáticamente. Son ideales para dormitorios para no activar la luz cuando te mueves mientras duermes.

Algunos interruptores están instalados en cajas de conexiones y otros son inalámbricos. También puedes comprar lámparas con sensores de movimiento incorporados.

Otra recomendación es usar temporizadores para controlar los extractores de baño para que funcionen durante un tiempo predeterminado para ventilar la habitación y luego se apaguen automáticamente. Puedes establecer el tiempo que desea que funcione , para esto asegurate de que el temporizador que compres pueda utilizarse para motores y no solo para iluminación.

Abre las ventanas por la noche y cierra las cortinas durante el día

Cualquiera puede hacer esto y no te costará ni un céntimo implementarlo. Tu casa puede enfriarse de 10 a 15 grados por la noche simplemente abriendo tus ventanas y dejando que entre el aire fresco. Para mejorar esta medida, instala un ventilador de techo para que mueva el aire frío.

Durante las horas del día, el sol brillante y deslumbrante del mediodía puede calentar tu hogar drásticamente, haciendo que uses el aire acondicionado demasiado. En su lugar, instala paneles de cortinas o persianas opacas en tus ventanas. Al hacerlo, evitarás que los rayos intensos calienten la estancia y bajarás la temperatura de tu hogar sin necesidad de poner en funcionamiento el aire acondicionado.

Usa agua fría

Nadie quiere darse una ducha fría, por lo que no lo recomendaremos, aunque te ahorrases mucho en las facturas de calefacción.

Sin embargo, tu ropa agradecería ser lavada con agua fría, de hecho, probablemente prologarías su vida útil si lo hicieras. Con la disponibilidad de detergentes destinados al lavado con agua fría, la mayoría de las prendas se pueden lavar adecuadamente con agua fría, a menos que estén realmente sucias.

La mejor manera de ahorrar en tus facturas mensuales de electricidad sería lavar la mayor parte de tu ropa en el ciclo de frío de la lavadora.

Revisa tu nevera

Tu nevera funciona las 24 horas del día y utiliza una cantidad considerable de electricidad. Verifica que su cierre sea totalmente hermético. En el caso de que existan fugas el aire frío se escapa, dando como resultado un aumento en el uso de energía y, por lo tanto, una factura de electricidad más alta.

Asegúrate también de establecer la temperatura entre 4 y 5 grados para la nevera, y el congelador esté entre -15 y -18 grados, para un rendimiento óptimo.

Cocina eficientemente

Cada mañana, pon en la nevera la comida congelada que planees cocinar a lo largo del día. Esto ayuda a reducir el tiempo de cocción y da como resultado un mayor ahorro en tu factura de electricidad.

Usa un horno microondas, una sartén eléctrica o una olla a presión en lugar de un horno eléctrico tradicional, simplemente porque requieren menos energía.