El colectivo ultraconservador de estibadores de Canarias, que se aprovechan del monopolio laboral medieval que controlan y son ochomileuristas, está presionando a la Consejería de Sanidad para ser formar parte de los colectivos prioritarios de vacunación, una disparada medida con la que pretende vender la necesidad de sus servicios. Hasta de los policías portuarios, profesionales a los que no quiere apoyar para que se convierta en una fuerza de la Seguridad del Estado, el colectivo derechista se ha comparado en esta ocasión con prácticos, personal de remolcadores, amarradores, terminalistas, personal de limpieza y mantenimiento, agentes de policía portuaria y responsables de prevención de riesgos laborales. Solamente les ha faltado los panaderos, personal de gasolineras y bares del negocio portuario.

Así, con este cartel, los estibadores estarían presionando a los responsables políticos grancanarios en Sanidad para lograr que estos empleados y sus familiares formen sean cabeza de serie de los afortunados en recibir la protección ante el Covid19. Los estibadores han pedido la medida en Tenerife colocando en un compromiso a la Autoridad Portuaria de Las Palmas.

Flojera

Esto en Las Palmas viene procedente de Tenerife. Dejando fuera a agentes de la Guardia Civil y Policía Nacional, los estibadores han colocado a otros colectivos para evitar el rechazo social captando compañeros de viaje como hasta sumar 600 personas y eso sin contar con sus familias.

La Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife ha solicitado la medida a la Viceconsejería de Presidencia del Gobierno de Canarias, entidad política que ha cursado la demanda a Sanidad. Según la Autoridad Portuaria de Tenerife, todos ellos hacen posible la actividad portuaria en las instalaciones de la provincia y afrontan una alta exposición al virus, muchas veces en espacios especialmente transitados como las terminales de pasajeros y de carga, y otros reducidos como los propios buques que recalan a puerto y los centros de inspección. La Autoridad Portuaria tinerfeña cuenta con un protocolo de actuación frente a la COVID-19 certificado por Aenor.