El portavoz de la Unión Federal de Policías (UFT), José María Benito, indicó este miércoles en BTC que la hipótesis de que Tomás Gimeno y sus hijas Anna y Olivia “no hayan salido de la isla de Tenerife cobra fuerza”, si bien insiste en que la Guardia Civil mantiene abiertas todas las posibilidades, incluso que se encuentren en otra isla del Archipiélago. La desaparición del padre y sus dos niñas tuvo lugar el pasado 27 de abril y se investiga como un presunto secuestro parental.

La novedad es que “la Guardia Civil ya tiene el contenido del móvil del padre, ya sabe los movimientos que registró y las llamadas que hizo, y la verdad es que ha aportado muy poco”, añade el portavoz de UFT.

“Si esto hubiera sido algo preparado, si él hubiera estado en contacto con otro tipo de embarcaciones o con gente para intentar huir, estaría registrado. Lo que dice el teléfono móvil es que no se han producido ese tipo de llamadas”, detalló José María de Benito. No obstante, insiste en que “mientras no haya ninguna evidencia todas las hipótesis se mantienen abiertas”.

En las últimas horas ha trascendido otro importante detalle respecto a las últimas horas en las que se tiene constancia de que el progenitor estuvo en la Isla. Y es que según ha informado Telecinco, la Guardia Civil ha descubierto que Gimeno regresó a la vivienda de sus padres para dejar a su perro sin que estos se dieran cuenta. Se percataron posteriormente al encontrar al can en el jardín de la casa. Al parecer, ocurrió entre las 19.30 y las 21.30 del día de la desaparición.