Un viaje seguro por carretera no puede darse por sentado. Al igual que el mejor conductor del mundo, recuerda que debes tener siempre paciencia y gracia. Mantente alerta, conduce con cuidado y respeta las normas de tráfico, las señales y los carteles.

Sigue estos consejos y hábitos de conducción segura para mejorar tu experiencia en la carretera y hacer tus viajes más seguros y agradables.

Conducir es una de esas cosas que, una vez que has aprendido a hacer, es fácil entrar en el piloto automático. Especialmente para los adultos de 30 años o más que llevan conduciendo desde los 18 años. Quizá prestaste mucha atención a las normas de circulación cuando tu carnet (y tu independencia adolescente) estaban en juego, pero has empezado a ser menos diligente cuanto más cómodo te has puesto al volante. Definitivamente no eres el único. Pero no es una excusa para abandonar imprudentemente los principales principios de la seguridad vial.

Siguiendo algunas normas básicas de seguridad vial, todos podemos tener un impacto significativo para ayudar a prevenir accidentes y minimizar las muertes y lesiones. He aquí algunos consejos clave de seguridad que probablemente a todos nos vendría bien refrescar, independientemente de la experiencia que tengas al volante.

1. Minimiza las posibles distracciones.

La mayoría de la gente sabe intrínsecamente que no debe mirar el teléfono mientras conduce, dice la doctora Kris Poland “Pero siguen teniendo la tendencia a tenerlos cerca y quizá echar un vistazo rápido cuando llega un mensaje de texto o una llamada”. Puede parecer que un vistazo rápido no tiene importancia, pero se trata de una distracción que aumenta el riesgo de accidente, dice Poland. Lo que es peor, es que se produce un refuerzo positivo. Si has mirado el teléfono unas cuantas veces mientras conducías y nunca ha pasado nada malo, puedes sentir que es relativamente seguro. “Los choques son realmente raros, pero apartar los ojos de la carretera aunque sea un par de segundos -y sabemos que en el caso del teléfono o de los mensajes de texto, es mucho más tiempo- es realmente arriesgado”, dice Poland. “Si dices que lo has hecho siempre y no has tenido ningún problema, es porque has tenido suerte”.

Para ayudar a minimizar las distracciones, pon tu teléfono en modo conducción. Detectará que estás en movimiento y enviará una respuesta automática a cualquiera que te envíe un mensaje diciendo que estás conduciendo. O simplemente guarda el teléfono, dice Poland.

Y recuerda que los teléfonos móviles no son el único tipo de distracción. Los niños en el coche, la comida que estás comiendo y el café que estás bebiendo también pueden desviar tu atención de la carretera. “Tómate un momento y detente en un lugar seguro para ocuparte de lo que necesites. No intentes hacerlo mientras conduces”, dice Poland.

2. Usa el cinturón de seguridad. Siempre.

Hay tres tipos de personas en este mundo: las que se abrochan el cinturón incluso antes de arrancar el coche, las que se saltan el cinturón de seguridad cuando van por la calle pero lo llevan en los viajes largos, y las que parecen ignorar por completo los cinturones de seguridad. Todos deberíamos esforzarnos por ser la primera persona, porque los cinturones de seguridad realmente pueden salvar vidas. “Si hay un choque, el cinturón de seguridad te mantiene en el vehículo y te da la mejor oportunidad de soportar las fuerzas del choque”, dice Poland. “Si eres arrojado dentro del vehículo o expulsado del mismo, ambas situaciones son muy arriesgadas”. Llevar el cinturón de seguridad es una de las formas más eficaces de reducir las lesiones y las muertes cuando se producen accidentes de tráfico.

Los cinturones de seguridad son importantes en cualquier tipo de vehículo en movimiento, no sólo en tu coche personal. Los taxis, los autobuses cuando están equipados, las limusinas. Si hay un cinturón de seguridad, debes usarlo.

3. Resiste la necesidad de velocidad.

“Las velocidades más altas pueden dar lugar a situaciones más difíciles”, dice Poland. Pero respetar simplemente el límite de velocidad no siempre es suficiente. Debes asegurarte de que conduces siempre a una velocidad adecuada a las condiciones, lo que es especialmente importante cuando se acerca el tiempo invernal. Tampoco ayuda el hecho de que mucha gente no haya conducido sobre nieve en los últimos siete meses, por lo que estamos un poco faltos de práctica a la hora de desenvolvernos en nuevos escenarios de conducción, señala Poland. Es una buena idea mantener una velocidad similar a la de los coches que te rodean -conducir con el flujo del tráfico-, pero eso no significa que tengas que acelerar sólo porque los demás lo hagan. Si te sientes presionado a conducir más rápido por los coches que te rodean, pasa al carril derecho, donde puedes mantener una velocidad más segura. O, si no estás en una autopista, puedes apartarte y dejar que pasen, siempre que haya un lugar seguro para aparcar, sugiere Poland, y añade: “Llegar con seguridad es más importante que llegar rápido”.