Europa Press

La tormenta ‘Ciara’, la primera del año, tocó tierra en la noche del sábado en Irlanda y este domingo ha azotado ya Reino Unido y la Europa continental causando importantes daños y dificultando especialmente los transportes y el suministro eléctrico con intensas lluvias y fuertes vientos.

En Irlanda, donde este sábado renovaban el Parlamento en elecciones, hay una alerta amarilla por viento en todo el país por rachas de hasta 130 kilómetros por hora y vientos sostenidos de entre 65 y 80 kilómetros/hora. El temporal ha obligado a suspender los actos previstos para este domingo para dar comienzo al periodo de la ciudad de Galway como Capital Europea de la Cultura.

En Reino Unido se han contabilizado 123 alertas por inundaciones y se han registrado rachas de hasta 138 kilómetros por hora concretamente en Capel Curig, Gales. Al menos diez empresas ferroviarias han emitido alertas para evitar los desplazamientos y otras 20 han informado de retrasos en los trayectos.

El viento ha provocado daños en el tendido eléctrico debido a la caída de árboles y ramas. En los Aeropuertos de Heathrow, Gatwick y Ciudad de Londres de la capital británica se han producido retrasos y cancelaciones.

También se han cancelado los trayectos de ferry en el mar de Irlanda y el puerto de Dover ha suspendido su actividad. Además, hasta 29.160 clientes están sin suministro eléctrico en el este de Reino Unido, ha informado Red Eléctrica de Reino Unido.

En Bélgica el Real Instituto Meteorológico de Bélgica ha emitido una alerta naranja por viento en vigor hasta el lunes y una alerta amarilla por lluvia para la región de Valonia.

En Países Bajos hay alerta naranja para todo el domingo y se ha informado de vientos de entre 75 y 100 kilómetros por hora que podrían alcanzar los 100-120 kilómetros por hora en el noroeste del país. El Aeropuerto de Schiphol, en Ámsterdam, ha cancelado unos 120 vuelos.

Alemania, por su parte, está en alerta en el estado de Renania del Norte-Westfalia por la llegada de ‘Sabine’, como se conoce allí a esta tormenta. El temporal afecta a los vuelos en los aeropuertos de Frankfurt, Múnich, Colonia, Hanóver, Berlín, Duesseldorf y Bremen y la empresa ferroviaria estatal Deutsche Bahn ha anunciado cancelaciones en numerosos trayectos.