Ayer la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias ha acordado mantener el semáforo amarillo de alerta en la isla de La Palma ante la constatación de que en las últimas horas ha disminuido la actividad sísmica, si bien la deformación del suelo en la zona de Cumbre Vieja sube a los diez centímetros.

Advierte de una manera rotunda, de que el enjambre sísmico continúa y puede tener “una evolución rápida a corto plazo”, y añade que es esperable la ocurrencia de terremotos sentidos de mayor intensidad en La Palma.

Por todo ello, recomienda mantener el semáforo volcánico en amarillo en la zona de Cumbre Vieja, sin descartar que se intensifique a corto plazo.

Cerca del mediodía, el Instituto Geográfico Nacional ha localizado tres seísmos en El Paso, dos de intensidad 3,1 y otro de 2,8, a profundidades que oscilan entre los 7 y los 9 kilómetros, y que han acabado con la relativa inactividad, en cuanto a seísmos sentidos, desde la pasada madrugada, excepción hecha de otro temblor a primera hora de la mañana de 2,3 grados en Fuencaliente.