A los 33 años, Jareth Nebula dice haber rechazado los “géneros humanos” y asegura ser un ser “extraterrestre”. Nacida mujer, hace cuatro años, cambió su nombre legalmente, basada en Labrynthy Nebula, de David Bowie.

“Después de reconocerme como transgénero y creyendo que finalmente me había encontrado, me di cuenta de que estaba equivocada: no era hombre ni mujer, ni siquiera humana”, ha expresado.

Nebula reconoce que su posición es inexplicable desde la lógica: “No pienso ni me siento como los humanos. Realmente no puedo explicárselo a los demás, simplemente soy de otro mundo”. Y añade: “Sé que estoy atrapada en una forma humana y así es como me perciben los demás, pero para mí, soy un extraño sin género”.

La única peculiaridad certificada por la ciencia de Jareth es que está diagnosticada del síndrome de Ehlers-Danlos, una afección del tejido conjuntivo que produce una elasticidad extraordinaria de su piel y un mayor rango de movilidad articular. Esto va a compañado de fuertes dolores.

Aunque en su adolescencia y juventud se reconoce como una “mujer híper femenina”, a los 29 años decidió que era un hombre trans. Así comenzó un proceso de hormonación con suplementos inyectables de testosterona y se sometió a una cirugía de extirpación de sus pechos.

“Pensé que ser un hombre trans resolvería todos mis problemas y batallas internas para descubrir quién era yo, pero no estaba tan feliz como esperaba”, reconoce al rotativo británico Mirror.