La Guardia Civil del Puesto de Arucas (Gran Canaria) ha detenido a diez personas de diferentes nacionalidades y edades comprendidas entre los 16 y los 35 años por su participación en ocho delitos de lesiones, cinco delitos de hurto y cuatro delitos de daños durante una pelea multitudinaria que tuvo lugar en la madrugada del 31 de agosto en Bañaderos.

En un comunicado, la Benemérita explicó que la investigación comenzó tras recibirse un aviso explicando se estaba produciendo una pelea entre dos grupos de personas que usaban armas blancas, palos y objetos similares.

Así, la actuación de los agentes permitió el cese de las hostilidades, identificación y auxilio de varias víctimas, así como prevenir posteriores brotes de violencia en la zona.

La riña se saldó con ocho personas heridas, siendo que tres de estas personas presentaban lesiones que precisaron atención médica inmediata, llegando uno de ellos a ser intervenido quirúrgicamente en el centro hospitalario.

ALARMA SOCIAL EN LA ZONA

Todo esto generó una grave alarma social en la zona al haberse alterado el descanso de terceras personas ajenas a la reyerta, que se encontraban en sus viviendas y que presenciaron los hechos.

Por su parte, los investigadores recabaron los datos para la identificación de los partícipes en la reyerta, a pesar de que muchos de ellos llevaban el rostro oculto para dificultar su reconocimiento.

Se pudo conocer el grado de participación de estas personas, quienes además ocasionaron daños en el mobiliario por valor de 4.000 euros y sustrajeron objetos por valor de 1.700 euros.

CONFLICTO PREVIO

Según se desprende de la investigación existía un conflicto previo entre dos de los integrantes de estos grupos, que se había dilatado en el tiempo y relacionado con la novia de uno de ellos, resultando que una de estas personas se desplazó con otras nueve, en dos vehículos, portando bates de béisbol y cuchillos, hasta la vivienda en la que se encontraba el otro grupo.

Con todo, pudo determinarse que los integrantes del grupo que portaban armas actuaron de manera indiscriminada, poniendo en grave peligro la integridad física de los integrantes del otro grupo.

Durante el transcurso de la investigación pudieron ser recuperados distintos objetos sustraídos, entre los que se encontraba documentación personal de varias víctimas, tales como DNI, permisos de conducir y tarjetas Sanitarias, los cuales habían sido enterrados en las inmediaciones de la vivienda de uno de los investigados, así como dos bates de béisbol y un cuchillo que fueron utilizados para agredir a personas y dañar mobiliario.