Cuando escuchamos “herramientas médicas” seguro que una de las primeras cosas que vienen a nuestra mente son los estetoscopios. Este aparato se ha convertido en una característica que define y representa a los profesionales de la salud. Muchos anuncios relacionados vienen representados con imágenes de un doctor con ropa blanca y este peculiar objeto colgando de su cuello.

Sin embargo, hay muchos utensilios esenciales y herramientas útiles para el ejercicio de la ardua carrera de medicina.  Aquí queremos mencionar lo importante que es el uso de los EPI’s para los especialistas, aunque también para ti.

¿Qué son?

Los EPI’s son el conjunto de dispositivos que se usan para evitar riesgos relacionados con la salud. Dicho sencillamente, son los equipos de protección individual y la importancia de los mismos aumenta en el sector hospitalario. Estos recursos se utilizan con el propósito de garantizar el bienestar del personal médico, pues siempre están atendiendo enfermedades.

La presencia de estos equipos es imprescindible especialmente tras la aparición del Covid-19 en la última temporada. Todos los usuarios han tenido que utilizar dichos medios a fin de minimizar los peligros de contagio. Como la situación epidemiológica es mundial, ésto ha obligado a la población internacional a reforzar sus medidas de protección.

¿Por qué usar los EPI’s?

Para entender este punto analicemos cómo responde nuestro sistema a los factores externos que pueden resultar nocivos. Nuestro aparato respiratorio podría verse afectado de forma negativa si inhala productos como los químicos que contienen los aerosoles. Los pulmones pueden disminuir su rendimiento y dificultar el transporte de aire tan necesario para la vida.

Debido a ello, los equipos de protección son fundamentales para evitar el contacto con fluidos contagiosos. Son vitales para impedir el paso de infecciones al organismo tales como las causadas por el coronavirus.

¿Qué herramientas básicas componen un EPI?

En primer lugar, destacaremos los guantes que son elementos básicos y de uso frecuente en cualquier hospital. A través de las manos se propagan las bacterias y son un medio efectivo para introducirlas en el cuerpo. Es recomendable utilizarlos una sola vez y luego desecharlos, en especial si se tocaron con ellos sangre y fluidos corporales.

Otro recurso que conocemos bien son las habituales mascarillas, que sirven como protección respiratoria. Es importante llevarlas para combatir los agentes invisibles que se esparcen por el aire y que permanecen en el ambiente. Según el nivel de riesgo se determinará cual es la que mejor se adapta a la situación.

Para los ojos, también deben emplearse los medios de protección adecuados. El virus del Covid-19 por ejemplo, puede penetrar por la vía ocular. Se recomienda utilizar gafas de montura integral o una pantalla facial si se está en presencia de alguien infectado. Para los doctores que atienden pacientes contagiados es importante prevenir salpicaduras de líquido y contacto con mucosas.

Por supuesto, antes de adquirir alguno de estos equipos asegúrate de que están debidamente acompañados por instrucciones detalladas de uso. Cuidar de tu salud es tu responsabilidad, por eso si tienes que estar expuesto a enfermedades ¡protégete!