Son muchas las personas que tiran a la basura los yogures caducados y esto es un error. ¿El motivo? Muchos productos, pese a estar pasados de fecha de caducidad se pueden aprovechar, incluso se pueden comer sin que exista ningún riesgo para la salud. E

Este es el principal motivo por el que algunas empresas han decidido retirar la fecha de caducidad de muchos de sus productos y sustituirla por una fecha de consumo preferente. Y es que desde la OCU aseguran que “hay productos que sí podemos consumir aunque se haya superado su fecha. Este es el caso de los yogures, que pueden comerse aunque se haya superado en unos días la fecha de consumo preferente. No pasa nada, puede aumentar algo su acidez, pero no es nada peligroso, ya que la leche es pasteurizada”.

Diferencia entre fecha de caducidad y fecha de consumo preferente:

– Fecha de caducidad: indica que ese producto es perecedero, por lo que una vez que pasa su fecha de caducidad no debe comerse, por el principal motivo de que puede estar en mal estado y puede afectar a nuestro estómago.

– Fecha de consumo preferente: indica que el producto es más duradero, de manera que aunque se consuma después de su “fecha de caducidad” no pasaría absolutamente nada, salvo que puede haber perdido algunas propiedades o haber cambiado de textura o de sabor, pero no existiría riesgos microbiológicos.

Una iniciativa que, sin duda, evita el derroche de la comida, ya que en España, cada persona desecha 77 kilos de alimentos al año, de los que un 42% se generan en los hogares.