Dos aparatos están operativos desde el pasado sábado, haciendo, de momento, labores de control de tráfico. Aunque no podrán multar por exceso de velocidad sí por infracciones de tráfico u uso indebido del móvil.

Desde el pasado sábado dos drones de la Dirección General de Tráfico están operativos en la isla de Tenerife. Además de la novedad que supone que el control de tráfico se pueda hacer a través de estos dispositivos, la isla es el único punto de España en el que estos aparatos están habilitados para multar a los conductores que cometan algún tipo de infracción.

De momento, los excesos de velocidad no pueden ser detectados pero sí el uso indebido del móvil, adelantamientos en línea continua o no respetar la distancia de seguridad. Por el momento, según explicó el jefe provincial de la DGT, Pablo Calvo, las pruebas realizadas hasta el momento han dado un resultado positivo.

“Hemos estado en la conocida curva de Lo Loros y hemos comprobado que cuando se detecta la presencia de los drones se rebajan las infracciones, justo lo que pretendemos con estos dispositivos”, señaló.