Si el lector tuviera que elegir dos recetas básicas de Asturias, seguro que las fabes salen a relucir, pero con ellas, en los últimos años, se ha colado no las sidra, que sigue siendo identitaria de la región, sino un elementos tradicionalmente ligado a la comida popular: el cachopo asturiano. Tan internacional se aha vuelto que incluso existen concursos nacionales para ver cuál es el mejor cachopo. Las Tablas del Campillín en Oviedo han destacado como una de las casas con más solera y mayor acumulación de premios a la mejor receta. 17 en total, tras sumar en 2019 su último reconocimiento. 

Lo hacía con una receta innovadora y que al mismo tiempo hunde su origen en las raíces negras de la cultura popular. Su cachopo minero, con ternera asturiana IGP y el jamón y el queso locales se acompañaba de un rebozado coloreado con tinta de sepia que le aportaba esa presentación tan lograda. El jurado valoró el atrevimiento del cocinero y el conocimiento de los buenos maridajes que otorgaron a este tipo de cachopo de una singularidad especial. 

A raíz de la existencia de estos premios nacionales e internacionales, se ha instaurado entre los sibaritas un nuevo atractivo turístico para Asturias: el turismo de cachopo, una nueva modalidad de turismo gastronómico que si bien genera debate por la potencial perversión de la receta original, ha supuesto un hándicap y un gran impulso al conocimiento nacional e internacional de otros platos asturianos y de sus ingredientes. 

En estas propuestas, es habitual que haya participantes de otras regiones, pero en la mayoría de las ocasiones existe una fuerte conexión y nexo con el territorio astur en cualquiera de sus formas. Este es uno de los argumentos en contra que más se esgrime desde los puristas. Sin embargo, proyectos de solera como Las Tablas del Campillín en Oviedo defienden esta superación geográfica. Ellos han llevado a diferentes puntos de Asturias su afamado cachopo asturiano. Recientemente abrían su primer restaurante en Gijón, La Taberna Asturiana, con una muy buena acogida. Este grupo de restauración de origen familiar también hace envíos de cachopo a domicilio en las dos localidades asturianas. 

Tipos de cachopos más populares que cualquier amante de la carne debe catar una vez en su vida

Aunque se puede decir que hay tantas variedades de cachopos como maestros de la carne, el plato asturiano más de moda, rival cara a cara incluso con la fabada, cuenta con 5 especialidades básicas de cachopo para quienes se adentren en este universo culinario.

El cachopo tradicional lleva jamón y queso

Muchos aún lo confunden con el filete ruso, pero no es exacta esta comparación. El cachopo tradicional lleva un acompañamiento de jamón y queso, aunque acepta modificaciones como sustituir el jamón por cecina, y el queso blanco por uno de cabra. En sí mismo es muy contundente, de los que hay que hacer ganas para acabarlo. Si quieres probar el mejor cachopo en Gijón, entra en La Taberna Asturiana. 

La variedad de cachopo asturiano: una sorpresa de sabores

Dada la riqueza gastronómica asturiana, muchos cocineros se atreven a dar un paso más en los modos y recetas tradicionales para resaltar más algunos de los productos de la tierra. Por ejemplo, con el queso casín o el Gamoneu. Ambos se utilizan junto con la compota de manzana y una buena sidra que acompañe, en la modalidad de cachopo de ternera asturiano. 

Tanto en Las Tablas del Campillín en Oviedo como en el que recientemente han abierto sus propietarios en Gijón puedes probar esta modalidad. 

Con setas

Este tipo de cachopos está más condicionado a la temporalidad pero se ha convertido en uno de los protagonistas de numerosas celebraciones y premios sobre el cachopo. Es el acompañamiento perfecto para las carnes magras de las terneras de Asturias.

Cachopo con foie y jamón ibérico

Para los más sibaritas, la cocina asturiana, a través de restaurantes emblemáticos como Las Tablas del Campillín en Oviedo y La Taberna Asturiana de Gijón, ha recreado fórmulas tan intensas en matices y sabores como el cachopo de foie y jamón ibérico. 

Con verduras, la opción light del cachopo asturiano que triunfa

Por último, no podíamos dejar sin recomendar la receta del cachopo light, aquel que utiliza verduras como acompañamiento para rebajar la sensación de plenitud propia de las fórmulas anteriores. Si bien esta es una opción que engaña, sobre todo a los que no son asturianos, ya que las verduras, al contener agua, son más saciantes y hacen que se tenga la sensación de lleno con muy pocos bocados. 

La receta para hacer un cachopo es muy sencilla de seguir siempre que se dispongan de los ingredientes adecuados. Si bien existen modalidades con carnes más blancas como la de cerdo, el auténtico cachopo asturiano exige que la carne sea de ternera y de calidad.