Con solo ocho años, Kyrylo Yatsun, está viviendo una pesadilla. Este niño se encuentra ingresado en un hospital de Ucrania tras sufrir quemaduras en el 35% de su cuerpo después de que le rociaran con gasolina su camiseta y utilizaran un mechero para prenderle fuego.

Sucedió en Dnipro, la cuarta ciudad más grande de Ucrania, que vive consternada con la noticia. Desde hace diez días los médicos tratan de salvar la vida de Kyrylo sin entender aún qué puedo llevar a sus agresores a cometer tal atrocidad.

La madre del pequeño narró a medios de comunicación locales que se encontraba cocinando cuando escuchó los gritos de su hijo. Al salir pudo ver a este envuelto en llamas. La policía ha detenido a los agresores, que han asegurado que todo se trató de “un accidente”.