arona

Encuentro en la tercera fase…del Hospital

Panorámica del Hospital del Sur en El Mojón, Arona, con la estructura del módulo destinado a quirófanos y paritorios (derecha), que ha estado paralizada hasta hoy. DA

Desde hoy volverán los obreros y la maquinaria a El Mojón (Arona), después de siete meses sin que se moviera ni una piedra en el edificio al que los pacientes en el Sur acudirán, si se cumplen las previsiones, dentro dos años para someterse a una intervención quirúrgica o para traer un hijo al mundo. La estructura, con aspecto de inmueble abandonado por un promotor arruinado, está situada en un solar anexo a las instalaciones del hospital abiertas casi desde el mismo día en que fue adjudicada la obra. Mientras, su futuro se dirimía en los despachos. El consejero regional de Sanidad, José Manuel Baltar, anunciaba el pasado miércoles a través de un comunicado el desbloqueo de la paralización de los trabajos de la tercera fase del centro hospitalario de Arona, que incluye cinco quirófanos (uno de ellos en el bloque obstétrico), tres paritorios, dos plantas de hospitalización y otros servicios asistenciales y de farmacia.

Fue la Plataforma Pro Hospital Público del Sur, que lleva 20 años constituida reclamando un centro sanitario en condiciones para la comarca, quien se dirigió en septiembre a la Consejería de Sanidad para comunicarle que en la obra “hacía días que no se veía movimiento”. Los técnicos lo verificaron y comprobaron que Sacyr, la empresa que había ganado el concurso, con 7.954.106 euros de presupuesto (2.597.914 menos que la cantidad que constaba en las bases) y 19 meses de ejecución (30 recogía el pliego), se había plantado. Según reveló el anterior equipo directivo, dirigido por el socialista Jesús Morera, la constructora planteó al Gobierno de Canarias una subida del 10% (casi 800.000 euros) para reanudar los trabajos.

Más noticias
Sanidad reactiva las obras de los quirófanos, paritorios y nuevas camas del Hospital del Sur

Tras varios días de tira y afloja, la empresa renunció al incremento del coste a cambio de que se le permitiera “introducir cambios en los materiales por otros de carácter similar”, para lo cual se creó una comisión técnica en Sanidad encargada de verificar que las características técnicas del material fueran equivalentes, sin que la calidad de la edificación se viera afectada.

La otra opción era la ruptura de las negociaciones, pero lo que se rompió fue el Gobierno, lo cual dilató aún más el proceso, hasta que el pasado miércoles la Consejería de Sanidad anunció la “reactivación” de las obras tras cerrar un acuerdo con Sacyr. 72 horas antes, los alcaldes de Arona, Adeje y Guía de Isora, del Partido Socialista, habían calificado en este periódico de “intolerable” el retraso de la Consejería en resolver la situación. “Las necesidades no entienden de los tiempos de la política”, le reprocharon los regidores a José Manuel Baltar, que respondió “asombrado”, ya que, aseguró, “esas críticas no se produjeron con el anterior responsable del departamento”.

Sea como fuere, todo apunta a que las obras que tenían que comenzar el verano pasado sufrirán una nueva demora, el enésimo traspié que padece una instalación que ha soportado demasiados contratiempos, incluso mucho antes de que se colocara el primer ladrillo. No lo tendrá fácil Sacyr para recuperar el tiempo perdido y terminar el edificio en la fecha prevista antes del parón: enero de 2018.

TE PUEDE INTERESAR