Garachico

Un relicario entre restos de lava

La verdadera magia de la Villa y Puerto reside en caminar por sus calles y avenidas. M.P.P.

Es una de las poblaciones con mayor afluencia de turistas de Canarias, una visita obligada en Tenerife y un pueblo con un encanto escondido entre restos de lava que descendieron del volcán de Arenas Negras cuatro siglos atrás y que cambiaron por completo la historia del municipio y de la Isla.

Fundada por el banquero genovés Cristóbal de Ponte tras la conquista de Tenerife en 1496, Garachico fue en los siglos XVI y XVII el principal puerto de Tenerife, desde donde zarpaban barcos cargados de vino y azúcar tanto hacia Europa como América. El 5 de mayo de 1706 una erupción volcánica terminó con el período dorado de la localidad. Las coladas de lava descendieron por la ladera durante ocho días y sepultaron gran parte del pueblo, especialmente su puerto, que quedó totalmente cubierto.

Sin embargo, de este infortunio reside gran parte de su encanto actual. Los restos de lava que llegaron al mar lo hicieron resurgir de sus cenizas, transformándolo en un pueblo con más encanto si cabe, que ganó territorio y gracias a ello se originaron las piscinas naturales de El Caletón, uno de sus principales atractivos.

Pero la verdadera magia de Garachico reside en pasear por sus calles, su costa, y conocer su valioso y cuidado patrimonio histórico artístico, uno de los más representativos y mejores conservados del Archipiélago, catalogado en febrero de 1994 como Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Conjunto Histórico. Alberga inmuebles de gran valor como el Castillo de San Miguel, la iglesia de Santa Ana, el exconvento de Santo Domingo, de Guzmán y actual sede del Museo de Arte Contemporáneo, o el Ayuntamiento, que ocupa parte del convento de San Francisco.

Todo ello hace que el municipio se encuentre entre los 20 candidatos a convertirse en una de las siete maravillas rurales de España del buscador de alojamientos rurales Toprural.

Más noticias
La mejora de la avenida Marítima sigue pendiente del Gobierno

La Villa y Puerto es las pocas poblaciones del Archipiélago que tiene un patrimonio artístico valioso con el mar al lado. En 1980 obtuvo también la Medalla de Oro de las Bellas Artes, siendo el único municipio de Canarias merecedor de este galardón y el primero en España, seguido del Ayuntamiento de Albarracín y la Diputación de Provincial de Palencia.

Las bases para conseguir estos reconocimientos fueron puestas en los años en los que fue alcalde Lorenzo Dorta. Este último no solo obtuvo ayudas y subvenciones del Gobierno central para restaurar edificios emblemáticos, sino también premios del Cabildo de Tenerife por el embellecimiento del casco y su limpieza.

Dorta también inventó las Jornadas Culturales del Archipiélago Canario, una iniciativa que se mantuvo durante 20 años y que lo llevó a hermanarse con otras localidades como Agaete, Teguise y Puerto del Rosario.

Fueron estas jornadas las que llevaron al entonces ministro de Cultura Ricardo de la Cierva a fijarse en Garachico para ser merecedora de la Medalla de Oro de las Bellas Artes que el Rey Juan Carlos I entregó a Lorenzo Dorta en el Museo del Prado de Madrid. “La Villa y Puerto de Garachico no es, únicamente, una exposición estática y muda de iglesias, casonas, castillos, conventos y calles empedradas y silentes. Ni tampoco un grupo de familias que siguen mirando al pasado con nostalgia de glorias fenecidas. Cierto es que Garachico es como un relicario donde se guardas las más significativas y valiosas muestras de la historia, la tradición y las costumbres de las islas. Y la muestra mejor cuidada de un acervo cultural y artístico. Pero la Villa es, a la vez, un lugar de sosiego y paz para que sueñen los poetas y base firme para un progreso de futuro”, reza una de las páginas del libro editado con motivo de esta distinción.

Más noticias
La mejora de la avenida Marítima sigue pendiente del Gobierno

Casi cuatro décadas después, estas palabras tienen la misma vigencia y los sucesores de Dorta se encargaron de que así sea. El casco histórico seduce a todo aquel que camina por sus calles, el patrimonio se protege con el mismo fervor, la costa es visitada por miles de personas cada semana, y la cultura ocupa un lugar importante en la vida de vecinos y visitantes. El proyecto Área Garachico es una fuerte apuesta por la cultura con el objetivo de que ésta se convierta en eje fundamental de la economía y el desarrollo social de la localidad norteña.

Además de turistas, las diferentes propuestas en festivales de cine, música, gastronomía, teatro, y talleres de cuentos y magia, atraen cada fin de semana a cientos de tinerfeños, que consumen en bares y restaurantes del municipio.

En Garachico se puede encontrar buena parte de la esencia de Canarias, bañarse en piscinas naturales, disfrutar de un rico patrimonio, de sus fiestas patronales, y de todo lo que originaron las lavas del único volcán histórico que destruyó una población importante pero que a su vez la hizo más fuerte.

Campaña a favor
Tanto el actual alcalde, José Heriberto González, como quien lo fuera durante 18 años, Lorenzo Dorta, confían en que Garachico sea elegido por Toprural como una de las siete maravillas rurales de España. “Para eso, necesitamos el apoyo de todos, aunque ya un éxito el estar entre los 20 seleccionados”, subraya González. No obstante, tanto él como su antecesor animan a todos los canarios a que se impliquen al ser el único municipio seleccionado del Archipiélago y emitan su voto para conseguir esta distinción que, sin dudas, contribuirá a aumentar la buena reputación de la Villa y Puerto.

TE PUEDE INTERESAR