Santa Cruz

Más de la mitad de los escolares de entre 12 y 17 años admite haber probado el alcohol

Los menores empiezan a fumar tabaco a los 13 años mientras que el consumo de otras drogas como el cannabis es a los 14, sustancia esta última que el 16% afirma haber probado alguna vez

Los menores de Santa Cruz, como los del resto del país, no se encuentran al margen del consumo de tabaco, alcohol u otras drogas como el cannabis o incluso sustancias como los tranquilizantes o la cocaína. Según el avance del diagnóstico municipal sobre el consumo de estas sustancias a través de una encuesta entre los escolares comprendidos entre los 12 y los 17 años, en la capital, la edad de inicio en el consumo se sitúa entre los 13 y 14 años para las distintas sustancias y los porcentajes en algunas como el alcohol llaman la atención, principalmente por el fácil acceso que estos menores admiten tienen a él. Así, según la encuesta referida, y a la que ha tenido acceso DIARIO DE AVISOS, más de la mitad de los menores encuestados (el 53%) ha probado algún tipo de bebida alcohólica. El 36% asegura haber bebido en los últimos 30 días, y de este porcentaje, el 16% admite haberlo hecho de forma abusiva, es decir, que se ha emborrachado. Estas cifras son aún más llamativas cuando se eleva el rango de edad, de forma que, entre los 16 y 17 años, el 50% admite haber consumido alcohol en el último mes, un rango de edad en el que el consumo abusivo se dispara hasta el 22%. La misma encuesta ofrece datos que exponen claramente las pautas de consumo abusivo por edades de forma que entre los 13 años y los 14, la ‘tasa de borracheras’ se duplica pasando del 8% a los 13, al 16% a los 14.

La encuesta también revela que este consumo se realiza en lugares públicos preferentemente como plazas, playas o la calle, en el 17% de los casos mientras que el resto se hace en bares y discotecas.

Otra de las drogas considerada legales (como el alcohol) por las que se pregunta a los jóvenes es por el consumo de tabaco, que se inicia a los 13 años, un poquito por debajo de la media nacional que, según las últimas encuestas del Ministerio de Sanidad, que sitúa la edad de inicio en 13,2 o 13,4 años edad. También es cierto que el consumo de tabaco es menor que el de alcohol, ya que el 68% asegura que nunca ha fumado, mientra que solo el 6,9% dice fumar en la actualidad. El porcentaje de personas fumadoras varia con la edad subiendo al 8% en las franjas de 18 años.

No hay diferencias en el consumo habitual entre ambos sexos, aunque sí que las mujeres jóvenes manifiestan que han probado el consumo de tabaco en mayor porcentaje.

Más noticias
Interceptado un conductor que dio positivo en todas las drogas del test

Cannabis

En cuanto al consumo de otras drogas, en el caso del cannabis, el 81% de los encuestados asegura que no ha consumido nunca hachís o marihuana y el 16,4% sí lo ha hecho. De ese 16%, el 32% consume habitualmente y el 48% no ha vuelto a consumir. La edad media de inicio de consumo son 14 años, siendo lo más frecuente empezar a consumir con 15 años. Estas cifras cambian según la edad. Por ejemplo, el porcentaje de población de 18 años que ha consumido cannabis en alguna ocasión es del 37% y de estos, el porcentaje que consume habitualmente es del 18%. El consumo de cannabis es mayor en hombres.

En cuanto a la ingesta de otras sustancias, la encuesta revela que es residual, centrándose en alucinógenos, tranquilizantes sin receta y cocaína. En cuanto a las sustancias sobre las que mayor percepción de accesibilidad se tienen estas son alcohol, tranquilizantes, cannabis y esteroides.

Óscar García: “Los más jóvenes son víctimas de la permisividad de los mayores”

El II Plan Municipal sobre Drogas de Santa Cruz de Tenerife, se encuentra en plena evaluación para dar paso al que será el III Plan. Más de 4.143 personas se han beneficiado de los programas de prevención escolar, familiar, de ocio y tiempo libre y de formación (3.908 son jóvenes y 235 adultos). Desde el área de Asuntos Sociales, su responsable, Óscar García, valora los datos de esta encuesta, recordando que, “en materia de consumo en jóvenes menores es fundamental el contexto en el que crecen. Es decir, la familia, la escuela y el entorno social donde conviven”.

Para García, “los jóvenes, en mayor medida que los adultos, reproducen las conductas y los comportamientos que aprenden de sus mayores, y de sus iguales”. “Y no podemos dejar de reconocer -continúa- que en nuestra sociedad existe una tolerancia digamos que cultural al consumo de alcohol y en menor medida al tabaco. Tolerancia que en las últimas décadas se ha extendido a las denominadas drogas blandas”. El concejal afirma que “esa es la sociedad en la que crecen nuestros hijos, que no son culpables sino más bien víctimas, de la permisividad cultural de los mayores”.

Para García, cambiar esta dinámica de forma significativa, “en mi opinión, exigiría un cambio de comportamiento, pero no en los menores sino en los mayores”. “Somos nosotros, con nuestro ejemplo en la familia, en la escuela, en el entorno en que vivimos, quienes más podemos influir en la conducta de nuestros hijos. No podemos pedirles aquello que nosotros no seamos capaces de cumplir”, añade.