tribuna

De toda la vida

El político/a llevaba casi una hora afanado delante del ordenador cuando, a medias entre la desesperación y el cabreo, llamó a su pareja: -“Churry, ¿te acuerdas en qué carpeta metí mis fotos con Pedro Sánchez, cenando, tras un mitin en Madrid?”. -“¿Con Pedro Sánchez? Esa es antigua, ¿no? Mira a ver en la carpeta Porsiacaso, ...read more →

El político/a llevaba casi una hora afanado delante del ordenador cuando, a medias entre la desesperación y el cabreo, llamó a su pareja:

-“Churry, ¿te acuerdas en qué carpeta metí mis fotos con Pedro Sánchez, cenando, tras un mitin en Madrid?”.

-“¿Con Pedro Sánchez? Esa es antigua, ¿no? Mira a ver en la carpeta Porsiacaso, que ahí es donde guardas las fotos de recursos”.

Pocos minutos después daba con la foto y la subía a sus redes sociales con la frase “Qué grande es Pedro”. Su pareja, nada más ver la publicación, le preguntó: “¿Pero tú no apoyabas a Susana?”.

-“Hasta el domingo por la tarde, cariño. Ahora hay que posicionarse en una corriente de integración que sume y no reste apoyos a este partido que va a liderar el país”.

-“Oye, que estamos en la cocina y soy tu pareja, así que no me sueltes un mitin de los tuyos. Y, por cierto, ¿tú no habías firmado también el aval de Patxi?”.

-“Bueno, eso fue un acto caritativo, ya sabes que no puedo negarme cuando los militantes de base me piden que les haga un favor. Pero de eso no se acuerda ya nadie”.

-“Eso lo dirás tú, que en el Facebook todo deja rastro”.

-“Tranquilidad, que eso lo contrarresto ahora poniendo tres o cuatro álbumes de fotos en las reuniones del partido y a ver quién me gana a pedrista. Por cierto, ¿me acompañas para hacerme unas fotos con el móvil y subirlas a las redes?”.

-“Sí, claro, como siempre… Pero deberías cambiar la foto que acabas de subir con Pedro. El tercero que aparece es Antonio Hernando y se va a notar mucho que es antigua”.

-“¡Coño!, tienes razón”.

El/la político/a cambia la foto y se pone a teclear como un loco en su móvil. Una hora después, su pareja empieza a preocuparse por tanta actividad frenética.

-“Pero cariño, ¿qué haces?”.

-“Saliéndome de los grupos del WhatsApp que no me convienen ahora”.

– “Y no te olvides del Telegram”.

– “¡Es verdad!, malditas redes. Qué difícil es aparecer de nuevo sin dejar rastro. Tengo que hablar con un community de esos, a ver cómo se hace lo del derecho al olvido de Google”.

-“El olvido de Google está muy bien, pero los que tienes en los grupos del WhatsApp no creo que se olviden tan fácilmente”.

-“No te creas, con mi desparpajo natural, mi cercanía y mi verborrea seguro que les convenzo de que estaban equivocados acerca de mi posicionamiento en el partido. Les digo que era una estrategia”.

-“Allá tú, pero creo que no vas a engañar a nadie. Si sigues así vas a hacer el ridículo y no te van a tomar en serio”.

-“Déjame tranquilo, que tengo que borrar algunas fotos comprometidas del Facebook y cuatro memes que me dejan en mal lugar. ¡Maldita la hora!”.

Casi de inmediato, se le iluminó la cara.

-“¿Y ahora a quién estás llamando?”, preguntó su pareja.

-“A mi asesor…”.

-“Luis, hola, ¿te acuerdas del cartel de la película Thor?

-“Sí, esa en que se ve al protagonista con una capa roja y un martillo en la mano…”.

-“Pues le cambias la cara, por la mía y le metes el slogan del “No es No”. Y date prisa. Ponte a tuitearlo que lo vamos a petar”.

-“No, no, yo he apoyado a Pedro desde el principio. Quien te haya dicho eso quiere perjudicarnos. Es que hay gente que no acepta la derrota y lo único que quiere es acabar con este partido. Que sí, hombre, que yo he estado con Pedro desde el principio. Mira la foto del Facebook que acabo de subir. De toda la vida…”.

*Cabeza de lista del PSOE de La Laguna y concejal del Ayuntamiento