tribuna

¿Ven en guagua? Mejor en avión

Nosotros pagamos la guagua más cara de todo el país y ellos juegan a bolsa. Nosotros perdemos y gana la banca.

Hace ya la friolera de 24 años que Coalición Canaria -aunque entonces no se llamaba así- accedió al Gobierno regional tras la moción de censura realizada contra el socialista Jerónimo Saavedra. Proclamaron entonces -y lo siguen haciendo ahora- los beneficios que una fuerza nacionalista tendría para el Archipiélago y para los que residimos aquí, pero durante todo este tiempo, 24 años, no han sido capaces de lograr un descuento del 75% en el transporte aéreo para viajar entre islas. Yo me atrevería incluso a afirmar que en ningún caso llegaron a plantearlo al Gobierno de turno de la nación.

Hago un paréntesis para recordarles que fue el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero el que aumentó del 33 al 50% las subvenciones para viajar y que José Manuel Soria nos puso el carné en la boca antes de subir a un avión para demostrar que éramos canarios y residentes en las Islas.

Los nacionalistas, insisto, no se han preocupado de hacernos más baratos los desplazamientos más allá de declaraciones reivindicativas de cara a la galería. Si revisan la hemeroteca nos encontramos con uno de los protagonistas de esta última parte de la historia, el vicepresidente canario, Pablo Rodríguez, que, en abril de este mismo año, se reunía con su homólogo de Baleares para abordar esta cuestión.

Como es habitual, se habló de “de la mejora de la movilidad interinsular en los dos archipiélagos”, se anunció la constitución de una mesa de expertos -otra más- y se anunció el envío de “una misiva urgente”, y cito textualmente, al ministro para pedirle una reunión conjunta con el fin de hablar sobre la movilidad interinsular, cómo mejorarla y abaratarla.

Y mientras los nacionalistas hacían lo que hacen siempre, declaraciones contundentes, reivindicación del nacionalismo canario, creación de comisiones de experto, de comisiones de estudio, encargar informes, etcétera, los chicos de Nueva Canarias, con Román Rodríguez a la cabeza, arrancaron una subvención del 75% que acaba de entrar en vigor, que ha disparado la venta de billetes y tiene a un alto porcentaje de canarios celebrándolo por todo lo alto. Y a otro alto porcentaje partiéndose de risa por los intentos de Fernando Clavijo y Pablo Rodríguez -sobre todo, éste último- de colocarse esa medalla de canariedad.

Hago otro paréntesis para recordarles, ante tanta fiesta, que los billetes son más baratos porque la subvención que reciben ahora las compañías sale de nuestros propios bolsillos, a través de los impuestos que pagamos todos los años.

Que los nacionalistas no se han preocupado por abaratar el coste de los transportes es una evidencia en el caso de la guagua en Tenerife. Las redes sociales han celebrado con tanta alegría el descuento del 75% como han empezado a ironizar sobre el hecho de que, proporcionalmente, sale más barato coger un avión y tomarse un café en el aeropuerto de Gando, en Gran Canaria, que subirse a la guagua en el aeropuerto del Sur para tomarse un café en el aeropuerto de Los Rodeos (más de nueve euros). Y, además, en el avión te dan una chocolatina.

Tenerife tiene el transporte de guagua más caro de todo el país. Unas frecuencias y unas líneas que han hecho de este servicio público de transporte un negocio deficitario desde hace años que no resuelve los problemas de movilidad de los tinerfeños, que siguen recurriendo al coche y a los atascos como principal medio de transporte.

Claro que este no es un problema que preocupe al presidente Carlos Alonso después de ver los ruinosos efectos que ha tenido para el Cabildo una operación financiera especulativa de alto riesgo que ha provocado un agujero de 20 millones de euros en el abono de unos intereses muy por encima de los del mercado.

Nosotros pagamos la guagua más cara de todo el país y ellos juegan a bolsa. Nosotros perdemos y gana la banca.

*Cabeza de lista del PSOE
de La Laguna y concejal