LIGA FEMENINA 2

“En el deporte, conciliar también es más difícil para ellas que para ellos”

La entrenadora del Adareva de Liga Femenina 2 siempre habla claro. María Sosa pide “igualdad de oportunidades” sin que para ello tenga que ver el género, a la vez que pide “más apoyo” a instituciones y medios de comunicación para afrontar un gran reto: que el profesionalismo pleno y digno llegue también al deporte femenino.

-Su caso es paradójico. Se mueve en un mundo que, en teoría, debería ser de mujeres, pero está copado por hombres.
“La verdad es que ya estoy acostumbrada a que sea así, no me lo planteo como algo anormal. Me encantaría que en este mundo estuviera más representa la mujer, pero siempre lo digo: lo ideal es que el baloncesto tuviera mujeres y hombres capacitados. No quiero que, por el hecho de ser mujer, se tengan que poner en un banquillo, sino que las que estén sean válidas. Lo que no me gusta es que haya entrenadoras capacitadas que quieran dirigir en LF 2 y no puedan porque no se les ofrezca la oportunidad, no por ser mujer, sino por capacidad”.

-¿No estaría a favor de cumplir con cupos que garantizaran presencia femenina en determinados puestos?
“Estoy a favor de las capacidades. Es verdad que somos minoría, pero en toda la sociedad, en cualquier ámbito, no solo en el deporte o en el baloncesto. Se habla mucho de la foto famosa del Mundial de baloncesto que se disputará en la Isla porque salieron muchos hombres y se quedan con eso, no con que, por ejemplo, en el mundo de la política hay muchos hombres y muy pocas mujeres con responsabilidad. La cuestión no es que porque sea un Mundial femenino tengan que salir mujeres sino: ¿por qué en el ámbito de la política hay tan pocas mujeres? Hay que ir más allá. El problema es no poner a mujeres ahí por simplemente serlo, sino que estamos igual de capacitadas y, en ocasiones, más”.

– Por fortuna parece que va desapareciendo, pero antes, no hace tanto, una niña que quisiera jugar a determinados deportes era tildada de machona…
“La sociedad entiende cada vez más que el deporte es deporte y es beneficioso a todos los niveles. En baloncesto, el crecimiento de fichas federativas en cantera es brutal, así que en este caso no sería representativo porque cada vez hay más niñas. El estigma social que dice que la danza es para las niñas y el fútbol para los niños va desapareciendo. Avanzamos, aunque nos falte. Lo que sí creo es que hay un salto de conciliación de vida que es mucho más difícil para mujeres que para hombres. A los 18 años, cuando se empieza a compaginar deporte y estudios superiores, los chicos pueden tener un futuro laboral con el deporte, o ser entrenadores, y las mujeres lo tienen más difícil porque sus sueldos son los que son. Para llegar a final de mes deben competir y trabajar. Si llegas a ser futbolista profesional es posible que tengas resuelta tu vida y la de tus hijos, incluso la de tus nietos según el nivel, y si eres mujer podrás vivir, que no significa ahorrar”.

-¿Es el profesionalismo el gran reto del deporte femenino?
“Los sueldos tienen que subir, porque no se puede pedir a jugadoras que sean profesionales cuando no tiene un salario como tal, cuando muchas lo hacen de manera amateur o, directamente, no cobra nada, pero tenemos que generar unos beneficios y para eso debemos tener un apoyo más grande de las instituciones y también de los medios de comunicación. A través de periódicos, radios, televisiones y portales web es como la gente se engancha al deporte. Da igual que pidamos sueldos igualitarios porque el deporte femenino seguirá siendo deficitario así que, como dije antes, hay que ir más allá. Es necesario potenciar la visibilidad del deporte femenino porque para que una mujer deportistas salga en un medio debe conseguir un logro nivel olímpico, como los deportes minoritarios. Con cambiarte el peinado, si practicas deporte masculino, sales en los medios y eso habría que cambiarlo. Si los medios de comunicación y las instituciones invirtieran realmente en que se conociera nuestro deporte sería más fácil que nosotras mismas generáramos beneficio y, con ello, aumentar sueldos”.

-Nosotros por delante: ¿son muy hipócritas los medios con el deporte femenino?
“Mucho. Al final son los primeros que salen a reivindicar en días como hoy el deporte femenino pero el resto del año no llegamos ni al 5% de representatividad con respecto al masculino. También los políticos. Sí, queremos potenciar el deporte femenino y, por ejemplo, traer un Mundial de la categoría a Tenerife, pero luego hay un equipo como el Clarinos que está luchando por ascender y otro, como nosotras, el Adareva, que pelea por no bajar, y yo no veo a políticos apoyándonos en la grada ni luchando porque no se pierda un equipo femenino de categoría nacional de la Isla. Seguramente están muy preocupados, pero lo estarán en sus casas, porque, en ese sentido, no los veo apoyando. No hablo solo de mi club, sino en general. Sí, me falta que no solo se quede en palabras, sino que haya acciones y que esa acción no sea solo salir en una foto, sino algo más trascendental. Y los medios de comunicación, igual. No podemos salir una o dos veces al año y no dejamos de estar en la segunda categoría de nuestro deporte, como el CD Tenerife en el suyo. Evidentemente, lo que generan ellos es muchísimo más que lo que podríamos hacer los dos equipos de Liga Femenina 2, pero, si nunca se hace, es difícil saber hasta dónde podemos llegar. Llegar a superar los techos de cristal que puedan haber”.