DespuÉs del paréntesis

Madrid

Supongamos que en el minuto 88 el Real Madrid tiene suspendidos en Kiev sus privilegios, que pierde por 1 a 0

Supongamos que en el minuto 88 el Real Madrid tiene suspendidos en Kiev sus privilegios, que pierde por 1 a 0. Pero aún no ha acabado la partida. Así es que falta fuera del área. Acude Kroos a lo suyo. Ramos sale de la retaguardia y se coloca en posición. Tiro, cabezazo implacable del camero y… Klopp, que es alemán, confirma que la Gran Bretaña puede abandonar Europa, y por ello se la estima, mas en la gloria del fútbol…; eso pertenece a España. Prórroga, pues. Minuto tres, 2 a 1; quince, 3 a 1; veintisiete, 4 a 1. Se acabó. El país entero vibra porque siempre se festeja la gloria. Y tres seguidas no solo es portentoso, sino que será difícil emular en el futuro.

Todos a la calle con banderas y bufandas, de Canarias al País Vasco pasando por Extremadura. ¿Tal alborozo se apreciará en Cataluña? Pongamos que los arriesgados del procés, esos que insisten en la unilateralidad y la exclusión y que lo mantienen vivo venga quien venga (pobre Rajoy y eso que Zaplana se lo avisó), esos se oponen a que tal cosa ocurra allí. Toda expresión extemporánea por la victoria será perseguida y penada.

El xenófobo y ultraderechista Torra tiene mando y puede decidir. Así que los Mossos estarán atentos y más de uno, que no resistirá el alborozo, tendrá que pagar entre 3 y 6.000 euros de multa, por tonto. Para ello los excelsos señalarán lo que el Real Madrid es: un club al que le ayudan los árbitros y tiene más suerte que el Barcelona, aparte de contar con resabios de Franco y señalar al centro más centro, donde viven los represores y los conquistadores.

Mírese por donde se mire, alegarán, el Barcelona es más que un club, en la enseña nacional-independentista, representativa y responsable.

Otra cosa. Según confirma la vanguardia del Estado que pinta cambios sustanciales, las alegrías han de ir por barrios. No viene a cuento que el Madrid se imponga al todo y el júbilo se desmadre. ¿El Madrid representa a España? Incierto a la par de un insulto.

El asunto que no se puede permitir es rechazar las diferencias. Más si el Barcelona tiene al mejor jugador del mundo y no llega a la final. Preciso es hablar con la UEFA después de la cesión preceptiva en el Parlament. Eso le comunicó Puigdemont al tal Torra por teléfono desde Berlín. No porque haya visto el partido, sino por el ruido de alrededor. Miren por dónde, el Madrid pone en duda la espera y la ayuda de la civilización. Esto es lo que vivimos en este parco mundo. Porque, a pesar de la inquina de los ínclitos, fútbol es fútbol.