Caso grúas - La laguna

La precampaña electoral regional ya gira sobre la posible imputación de Clavijo

El informe del fiscal, al que ayer extrañamente la oposición no había podido tener acceso oficial, contiene afirmaciones contundentes sobre la responsabilidad penal del exalcalde y hoy presidente

Por A. M. S.

Quince meses después de que los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de La Laguna Unid@s se puede y XTF-NC denunciaran el caso Grúas ante los tribunales, el presidente del Gobierno regional, Fernando Clavijo (CC), está a las puertas de ser imputado por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) sobre su gestión del servicio municipal de grúas en la etapa en que fue alcalde de la Ciudad de los Adelantados. El fiscal del caso, Santiago Sánchez, ha puesto la pelota en el tejado del TSJC, pues previsiblemente la jueza del Juzgado Número 2 de La Laguna, Celia Blanco, no dudará en remitir la instrucción al alto tribunal canario, al tratarse de un aforado sobre el que el fiscal aprecia indicios suficientes de responsabilidad penal (en concreto, los delitos de prevaricación y malversación).

El caso, dada su indudable relevancia política, al ser Clavijo ya candidato a la Presidencia por Coalición Canaria (CC), no deja de estar envuelto en una nebulosa, bajo dilaciones y movimientos extraños, en particular al darse la circunstancia en este último momento decisivo, de que ninguno de los dos grupos de la acusación particular había conseguido ayer formalmente el contenido del largamente esperado informe del fiscal. Este trascendió por vías extraoficiales, y los lectores de DIARIO DE AVISOS lo pueden hoy consultar en estas mismas páginas. Sin duda, se trata de una pieza de enorme valor informativo, dado que constituye nada menos que la puntilla para el porvenir procesal de Clavijo, que confiaba en que, pese a que el alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, y el concejal Antonio Pérez Godiño, ambos de su propio partido, se encuentren imputados, él no lo fuera finalmente si el fiscal y la jueza no hallan indicios de responsabilidad delictiva en su conducta. Pero no ha sido así, pese a que algún que otro concejal de la oposición lagunera hoy manifieste su presentimiento de que Clavijo no será finalmente imputado por el TSJC. Es cierto que en su currículum obra ya un antecedente en 2015, cuando fue desimputado in extremis en el caso Corredor, siendo el candidato por CC a la Presidencia.

Con todo, nada rebaja la importancia de la decisión adoptada por el fiscal, que corona de la peor manera para Clavijo un año largo de recorrido judicial del caso, con altibajos (primero fue archivado, y más tarde reabierto por orden de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife), en lo que sin duda constituye el escándalo político más sobresaliente de esta legislatura en un ayuntamiento, como el de La Laguna, salpicado de incidentes hasta el punto de hacer méritos una y otra vez para una moción de censura que nunca, sin embargo, se ha llegado a consumar.
A pesar de que Clavijo restó ayer importancia en La Palma al hecho de que pueda ser imputado y que su partido lo arrope a riesgo de tener a un candidato investigado, nadie ya duda de que la precampaña electoral va a estar presidida en Canarias por la circunstancia procesal que acompaña al presidente.