Tribunales

Un posible recurso de Clavijo no paraliza el retorno del caso Grúas a La Laguna

Todo apunta a que el presidente será llamado a declarar como imputado desde que la instrucción vuelva a la jueza del Número 2 de la Ciudad de los Adelantados, que ya se mostró partidaria de ello

El hoy presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, frente a los juzgados laguneros. FRAN PALLERO

El recurso de súplica al que tienen derecho a presentar las partes contra la decisión de la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) de declararse incompetente para tratar el llamado caso Grúas no tiene efectos paralizantes sobre la instrucción, así que las diligencias retornarán de inmediato al Juzgado Número 2 de La Laguna.

Además, dicho recurso será resuelto por la propia Sala de lo Penal, tal y como se recoge en el auto dictado ayer, y por el cual se determina dicho retorno de lo instruido a la Ciudad de los Adelantados, al desaparecer el aforamiento del presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo (con la entrada en vigor del nuevo Estatuto de Autonomía), de cuya actuación como alcalde de La Laguna se han apreciado indicios de criminalidad suficientes como para proseguir con la investigación judicial en cuestión.

En el auto no se contemplan más recursos, y en cuanto a la posibilidad de que haya lugar para otro de casación ante el Tribunal Supremo, los especialistas consultados por DIARIO DE AVISOS lo descartan a priori, habida cuenta de que no se trata de una sentencia ni, en todo caso, de una decisión que interrumpa el proceso judicial en curso.

Este retorno del caso Grúas al juzgado de origen tendrá como más que previsible consecuencia que Clavijo sea llamado a declarar como imputado (ahora investigado), tal y como ya se mostró partidaria la jueza titular del citado tribunal lagunero, al igual que el fiscal asignado a esta instrucción.

Las partes han solicitado la práctica de otras diligencias que siguen pendientes, entre las que destaca la solicitud de que sea igualmente llamada como investigada la ex directora general del Área de Seguridad del Ayuntamiento de La Laguna, Rosario García, a quien el hoy alcalde y ya imputado por esta causa, José Alberto Díaz, adjudicó parte de la responsabilidad en la elaboración de los informes que dieron paso a los tres decretos en los que se sospecha que se incurrió en los delitos de prevaricación, malversación de fondos y tráfico de influencias.

Además de las declaraciones de Clavijo y de García (a quien también se ha pedido que declare como testigo), otra de las diligencias aún por practicar y que despiertan gran expectación es la del anterior propietario de la concesionaria de las grúas laguneras, José Padilla, quien en su día y bajo juramento involucró a Clavijo en los hechos ahora denunciados.

El caso Grúas versa, como se ha dicho, sobre la presunta comisión de tres delitos en la gestión municipal de las grúas laguneras cuando Clavijo era alcalde y José Alberto Díaz concejal de Seguridad. Los hechos controvertidos son un préstamo de 120.000 euros otorgado por el Ayuntamiento a la empresa cuando era controlada por un grupo de empresarios (la mayoría afines al propio Clavijo) y la prórroga de la concesión por otros cinco años, todo ello cuando dichos empresarios habían incumplido gravemente el pliego de condiciones, a tal punto que el Ayuntamiento tenía suficientes argumentos jurídicos como para haber recuperado la concesión municipal.