EL CHARCO HONDO

Los Otros

Amparo Arróspide lo cuenta (y reflexiona) muy bien. La diferencia entre los muertos y los vivos no es solamente ésa, la más obvia, la que aleja un sustantivo de otro

Amparo Arróspide lo cuenta (y reflexiona) muy bien. La diferencia entre los muertos y los vivos no es solamente ésa, la más obvia, la que aleja un sustantivo de otro; otra diferencia, no menos brutal, separa al que sabe que está muerto de quien lo ignora. Recuerda Arróspide cómo Alejandro Amenábar explora en Los Otros ambas diferencias, jugando con seres que están en uno y otro mundo, con muertos que desconocen que lo están y con muertos que, conscientes ya de su condición, quieren advertir a los todavía inconscientes sobre su verdadera situación de sujetos fallecidos. A la aterrorizada madre, Grace, interpretada por Nicole Kidman, y al PP y PSOE de estas Islas, interpretados durante décadas por una sucesión de tutores, les une que más pronto que tarde acaban descubriendo que la vida, que en la política local han simbolizado las minorías absolutas de Coalición, es cosa de otros. El papel que socialistas y populares han jugado durante décadas, creyéndose fotofóbicos, y sintiéndose obligados a no abrir puertas a pactos si previamente CC no les ha cerrado la puerta anterior, explica cómo es posible que Coalición lleve lustros timoneando con mayorías insuficientes que PP y PSOE han elevado a la categoría de minorías absolutas, fenómeno paranormal que ha alcanzado su máxima expresión en este último cuatrienio, periodo que tiene a Coalición gobernando con dieciocho escaños de los sesenta que tiene la Cámara regional o, superándose a sí mismos, con siete de veintisiete concejales en La Laguna. Sin restar mérito a la capacidad que históricamente ha tenido Coalición para perpetuar su condición de material insumergible, no es menos cierto que el milagro de las minorías absolutas nunca habría sido posible sin el imprescindible concurso de la legendaria y probablemente todavía futura incapacidad para ponerse de acuerdo de socialistas y populares, que al conformarse con ser Los Otros han tenido y tienen a CC cerrando y abriéndoles puertas a discreción. El 2019 de la escena estatal anuncia que aquí, en las Islas, PP y PSOE seguirán negándose pactos mayúsculos; y que, en consecuencia, continuarán representando el papel de los niños de Amenábar en Los Otros, muertos para cualquier posibilidad de acuerdo. Si así es, y tiene toda la pinta, otros seguirán siendo los que se muevan por la casa pactando a diestra o siniestra sin tener que esconderse de la luz.