festival de música de canarias

La Filarmónica de San Petersburgo interpreta a los grandes autores rusos

Comienza la cuenta atrás para el final del Festival Internacional de Música de Canarias, que se cerrará el domingo con ‘Las Rutas de la Esclavitud’

Jorge Perdigón, George Li, Vassily Sinaisky y Aurelio González. DA

La edición número 35 del Festival Internacional de Música de Canarias (FIMC) entra en su recta final ofreciendo esta semana en el Auditorio de Tenerife el encuentro con la Filarmónica de San Petersburgo, la formación musical más antigua de Rusia, y el espectáculo Las Rutas de la Esclavitud, dirigido por Jordi Savall y que une a músicos de La Capilla Real de Cataluña, Hespèrion XXI, Tembembe Ensamble Continuo (México) y otros de Mali, Brasil, Madagascar, Marruecos, Argentina y Venezuela.

La Filarmónica de San Petersburgo ofrecerá hoy, a las 20.00 horas, en el Auditorio de Tenerife, bajo la dirección de Vassily Sinaisky, el Concierto para piano nº 1 de Tchaikovsky, contando para ello con el joven pianista norteamericano George Li, de tan solo 23 años, que está considerado entre los más sobresalientes a nivel internacional, con recientes actuaciones junto a la Filarmónica de Los Ángeles y dirigido por Gustavo Dudamel o por el valenciano Gustavo Gimeno, titular este de la Filarmónica de Luxemburgo. El programa se cierra con la Sinfonía número 2 de Rachmaninov. Previo a la cita, a las 19.00 horas, el público podrá asistir a la charla de introducción a la obra, que ofrecerá en el mismo Auditorio de Tenerife el musicólogo Ricardo Ducatenzeiler.

Durante la rueda de prensa ofrecida ayer en el Iberostar Gran Hotel Mencey, el director de la Filarmónica de San Petersburgo, Vassily Sinaisky, afirmó que van a interpretar a los grandes compositores rusos, “sus mejores piezas”. En cuanto al Concierto para piano nº1 de Tchaikovsky, Sinaisky remarcó que se trata de “uno de los más famosos, junto con los de Mozart”. “Y también muy complicado de interpretar, pero George Li lo hará de manera fantástica”, apostilló.

En cuanto a la Sinfonía número 2 de Rachmaninov, dijo que es “muy profunda, porque la música de su autor es música del alma”. “Está llena de color, y es una de las más importantes de nuestra orquesta”, sostuvo. Para Jorge Perdigón, director del FIMC, este concierto es “uno de los más esperados”, ya que reúne a algunas de las mejores obras rusas, a una de las orquestas que mejor conoce el repertorio y a un solista cuyo talento le hace orbitar entre los mejores festivales de música clásica”. Según subrayó, en Gran Canaria ya se han agotado las entradas.

Sobre Las Rutas de la Esclavitud 1444-1888, Jordi Savall señaló que su interés por la memoria de la esclavitud surgió cuando se propuso abordar las músicas coloniales del siglo XVI y XVII. “Descubrí muchos villancicos y me di cuenta de que había un repertorio muy interesante y diferente al repertorio habitual. Es música con influencias autóctonas, africanas, indias. Me planteé la idea de confrontarlo, que era el de los colonizadores, de los españoles que intentaron integrar en su liturgia a los esclavos que estaban allí. Es un tema que se ha tratado con mucha precaución porque aún hoy en día hay una cierta voluntad de no hablar demasiado de ello. Nos hemos olvidado de que durante muchos siglos hubo una trata de esclavos masiva e irregular desde África hasta el Nuevo Mundo”.
El espectáculo Las Rutas de la Esclavitud podrá verse el viernes en el Teatro Circo de Marte, en La Palma; el sábado, en el Auditorio de Tenerife; y el domingo, en el Alfredo Kraus, en Gran Canaria, con el que se cerrará el FIMC.