santa cruz de tenerife

La música carnavalera en la zona del Orche motiva un gabinete de crisis municipal

Las críticas de los carnavaleros tras el fiasco de los primeros días y las quejas de los vecinos por el ruido ponen en un insólito brete al Ayuntamiento capitalino meses antes de las elecciones locales
Tras los problemas del viernes y el sábado, la música sonó mejor durante la noche del lunes de Carnaval en la zona que va del Orche a Méndez Núñez. DA

No se hablaba de otra en Santa Cruz de Tenerife el pasado domingo de Carnaval, y la frase más repetida era “mañana lunes no quedemos por la zona del Orche, que no se oye la música”. Lo que en otra fiesta y otro año sería una anécdota, es un tema harto relevante si se trata de un Sábado de Carnaval en Santa Cruz de Tenerife meses antes a las elecciones al Ayuntamiento.

Por eso no es de extrañar la celebración de una reunión de urgencia en dicho Ayuntamiento al más alto nivel en la mañana del lunes. Entre los asistentes estaban José Manuel Bermúdez (Alcaldía), Gladis de León (Fiestas), Carlos Correa (Medio Ambiente), Alfonso Cabello (Sociedad de Desarollo) y Dámaso Arteaga (Infraestructuras).

El motivo de este gabinete de crisis en plenas fiestas (y con el alcalde recuperándose de una gripe, además) era, como ya imaginan, acabar con una de las polémicas de la actual edición del Carnaval de Santa Cruz: el pésimo sonido de la zona que va desde el Orche a Méndez Núñez.

La clave radica en conciliar el derecho al descanso de los vecinos de la zona con el disfrute de los amantes de la fiesta y,ciertamente, la solución llegó a medias. Es verdad que, en la noche del Lunes de Carnaval, en la zona del Orche la música se escuchó más que en las jornadas del viernes y sábado, pero no como años anteriores.

Como publicó DIARIO DE AVISOS, el posible “exceso de celo” de las autoridades a la hora de pedir permisos a los integrantes de las carrozas o comprobar los necesarios limitadores de sonido que deben llevar en los vehículos causó gran malestar, algo que los políticos trataron de atajar, más aún con las citadas elecciones en el horizonte.

Hay un aspecto que también se debe tener en cuenta y que desde el ayuntamiento de Santa Cruz se ha querido dejar claro: algunos de los establecimientos que en anteriores ocasiones habían instalado equipos de sonido en el exterior de sus fachadas (con la necesaria autorización) no lo hicieron este año.

Eso ha provocado que el sonido no sea el mejor, más aún si a ello le sumamos que el número de carritos (estructuras pequeñas en las que se transportan equipos de sonido) se ha visto reducido en 2019. A varios de los dueños de esos carros se les levantó acta (especialmente el pasado viernes) debido a que carecían de cualquier tipo de autorización o limitador de sonido, lo que ha hecho que la música este año se escuche menos, para alegría de los vecinos de la zona, que continúan quejándose.

Resta recordar que los decibelios permitidos en esta zona son 96, menos que en los kioskos (105), pero más que en zonas estrechas como el Callejón del Combate (86).

TE PUEDE INTERESAR