carnaval

Castorcitos se lleva al lego la segunda fase del concurso de murgas infantiles

Rebeldes, Pita Pitos, Castorcitos, Revoltosos y Chinchositos protagonizaron una gran fase que se caracterizó por su equilibrio y rapidez, subiendo el nivel del concurso
murgas infantiles

La segunda fase del concurso de murgas infantiles ha tenido lugar esta noche a partir de las 20:00 horas en el Recinto Ferial y perpetuó lo esperado: una baja afluencia de público, aunque fue algo mayor al de la fase anterior. Pese a la falta de público, las infantiles se lucieron en la que, hasta ahora, ha supuesto la mejor noche del concurso. En esta segunda cita actuaron Rebeldes, Pita Pitos, Castorcitos, Revoltosos y Chinchositos tras la actuación de Zeta Zetas, segundo premio de interpretación del concurso de murgas adultas que sirvió de telonera para dar paso al tiempo de concurso.

La primera fase del concurso, el pasado lunes, sirvió para que los murgueros más pequeños demostrasen que con ganas e ilusión todo es posible. En la noche del lunes, pese al gran trabajo de todos, destacaron Distraídos y Mamelones por sus voces y sus letras infantiles y originales, pero la gran sorpresa fue El Cabito, que demostró su mejoría musical y de contenido respecto a ediciones anteriores. Sin embargo, en la noche de hoy, todas las murgas infantiles subieron el nivel de su concurso con unos Castorcitos de otra galaxia, unos Pita Pitos originales y unos divertidos e infantiles Chinchositos que sorprendieron e hicieron reír a partes iguales.

Rebeldes (1970)

La entrada de la murga infantil decana, Los Rebeldes, con su “murga, murga, queremos murga”, marcó el comienzo del tiempo de concurso en la segunda fase e hizo vibrar al Recinto, ya que se trata de una de las canciones más señeras de la modalidad. De ahí, a su histórico pasacalles.

En su tema A toda prisa en el Carnaval comenzaron ironizando sobre cómo vivieron los primeros días de ensayo por las restricciones de la COVID para seguir criticando que las murgas adultas y los concejales no van a verlos a su concurso: “cuando empieza el concurso solo viene aquí mi abuelo”. Continuaron hablando de la dificultad de combinar exámenes finales con el carnaval de verano y aprovecharon para pedir “profes motivados, a los suspensos pongan solución”. Concluyeron pidiendo volver al pasado para rescatar, entre otras cosas, el no tener móvil y disfrutar más. Terminaron con su “nos vamos contentos porque es carnaval”, y la afición se va contenta por verlos actuar un año más. Gracias.

El desparpajo y gracia natural de su director, Dylan Alfonso, consiguió conquistar los corazones de los presentes. La murga que con esfuerzo Paco Cortés ha sacado adelante durante 52 años disfrutó de una actuación constante, crítica y en la que la niñez y la letra fueron protagonistas.

Pita Pitos (1995)

Desde el mercado de murgas de La Salud llegaron los Super Pita Pitos de la mano de Oliver Yanes, su director. Tras su presentación, otro himno carnavalero con su pasacalles: “llevo trompeta al cuello y mi cara pinté”.

Con su tema Sean bienvenidos al SuperYoshi trajeron un supermercado hasta el escenario del Recinto Ferial tanto con su letra como con su escenografía: “todo lo que quiera aquí lo puede encontrar”. Comenzaron homenajeando el producto ecológico canario para criticar la comida que tiran las grandes superficies, los emisarios que afectan a la calidad del pescado “no dejemos que muera nuestro mar”. Continuaron solicitando al Organismo Autónomo de Fiestas que de bocadillos a los grupos infantiles en cabalgatas y coso. Finalizaron tocando fibra recordando a pensionistas, personas en desempleo, jóvenes estudiantes y familias al borde de la pobreza para reivindicar que los supermercados canarios deberían ayudarles.

Mantuvieron unas voces infantiles y constantes durante sus 20 minutos de actuación con una letra crítica con un buen hilo conductor y bien hilada en la que el contenido no faltó. Gran trabajo de los pequeños, Lolo Tavío y sus letristas en un año complicado.

Castorcitos (2006)

Los ganadores de la última edición llegaron con un diseño de Josua Sánchez que brilló desde que se encendieron los focos con su presentación. Su pasacalles suena como un cañón y recuerda por qué fueron primeros en su último concurso.

Jugando con las voces y a oscuras comenzaron su tema “Después de dos años sin salir, me ha dado por estas piezas reunir”. Se encendieron las luces y aparecieron disfrazados de piezas de LEGO para criticar la falta de importancia que el OAFAR da a las murgas infantiles. Continuaron hilando el tema rescatando las piezas que les han quitado en estos dos años: como sus abuelos, a los que no han podido ver, o la cabalgata de reyes. Siguieron jugando con los colores de los LEGO como por ejemplo con el rojo, que utilizaron para recordar la lava del volcán de La Palma y lo que los palmeros perdieron o el verde para hablar de cómo volverá a florecer la isla con la solidaridad: “8 islas unidas con un solo corazón”. Finalizaron “encajando la última pieza”, para lo que pidieron al público que levantase una pieza blanca de cartulina que habían repartido previamente. “Tenemos que encajar, somos todos iguales en la sociedad” concluyeron.

Sublimes. Firmaron con Ángel Cabrera al frente una actuación perfecta que bien podría revalidar su título de ganadores. Con las mejores voces del concurso hasta el momento interactuaron con el público en una letra bien planteada y ejecutada que brilló por contenido e impacto visual. Grandiosos.

Revoltosos (1998)

A ritmo del último éxito de Adele, Easy on me, interpretado a piano por dos solistas se presentaron en concurso y dieron paso a su pasacalles.

En su tema “magia” comenzaron pareciendo un musical con una magnífica solista interpretando La Sirenita, dejando a un lado la percusión y haciendo sonar instrumentos de viento y cuerda percutida. Una vez presentado el tema comenzaron con el sonido habitual de las murgas para hablar de la magia del Carnaval y hacer desfilar entre las sillas del Recinto a la comparsa infantil Tropicana y al grupo coreográfico Ballet Dance. De ahí a la paloma de la paz para pedir que ningún niño viva en guerra. Concluyeron pidiendo a los magos que les ayudasen para “que vuelvan todos nuestros grupos y no se vayan jamás”.

La solista brilló en toda su actuación que, por momentos, pareció un musical. En sus 20 minutos tiraron de espectáculo, que conquistó al público. Con el montaje musical de Romén Soriano destacaron por hacer la fase más bonita e infantil de lo que ya era.

Chinchositos (1987)

Siendo las 22:28 horas de la noche, Chinchositos comenzó su actuación con un público mayor al que llegó en la noche del lunes al final de la velada. A ritmo de The Greatest Showman arrancaron su presentación, preámbulo de su pasacalles.

En Di que sí, su tema en concurso, comenzaron haciendo una crítica constructiva a sus padres y a todas las normas que les ponen al ritmo de Rehab de Amy Winehouse: “lo que quiero es divertirme”. Continuaron haciendo humor de cómo se ponen sus padres al castigarles y de lo que ellos piensan cuando les echan la bronca para pasar a hacerles peticiones y pedirles: “Dime que sí a lo que quiero”. De ahí a pedir a los padres del Recinto que se levantasen para hacerles bailar y “bromearles” pidiéndoles que sacaran la cartera. Finalizaron reclamando atención de sus progenitores “juega junto a mí”, recordándoles que ellos también fueron niños.

Emily García, sobrina del fundador Berto Marichal, llevó las riendas de una actuación divertida e infantil que ejecutaron con buenas y constantes voces. Con juegos incluidos para interactuar con el público firmaron la actuación más humorística del concurso con una buena y original selección musical.

TE RECOMENDAMOS