carnaval santa cruz 2022

Las murgas infantiles devuelven la ilusión al Carnaval

El Recinto Ferial acogió la primera fase de murgas infantiles en la que todas hicieron un gran trabajo, pero en la que Distraídos y Mamelones destacaron
murgas-infantiles

La primera fase del concurso de murgas infantiles, el último del carnaval de la Ciencia Ficción antes de la fiesta en la calle, comenzó a las 20:00 horas con la actuación de Bambones, tercer premio de interpretación del concurso de murgas adultas. Pese a que en un carnaval en la normalidad serían los más pequeños los que servirían de teloneros para los mayores, en esta ocasión, dado el cronograma elegido por el Organismo Autónomo de Fiestas, se han cambiado las tornas. La ya constante y desoladora baja afluencia de público no pudo con las ganas e ilusión de los más pequeños por hacer Carnaval con mayúsculas.

Distraídos (2006)

Distraídos volvió al Carnaval, tras dos años de parón, con una presentación en honor a su alegoría, que alude a la vestimenta de los graduados, con toga y birrete incluidos. De ahí a su pasacalles, que se echaba de menos: “Un grupo de amigos con sangre murguera”.

En su tema, de Airam Bazzochi, aludieron a la serie “el juego del calamar” para rescatar juegos de la infancia y criticar con ellos la nueva reforma de educación que permite que el alumnado pase de curso sin aprobar todas las asignaturas: “Prefiero que me exijan y que si fallo me corrijan”. De ahí a reivindicar la igualdad y aceptación de los niños con autismo o a pedir un mejor uso de los patinetes eléctricos que se han instalado en Santa Cruz. Continuaron haciendo un llamamiento a los niños que “juegan” a desaparecer, la última moda de adolescentes en redes sociales: “Mejor aparece enseguida”. Finalizaron reclamando igualdad para todos los niños en el colegio

Dos años sin salir y Distraídos consiguió volver sin perder un ápice de la esencia que les caracteriza: infantiles, impactantes visualmente, con buenas voces, energía y una buena letra crítica. Gracias por volver.

Lenguas Largas (2003)

A las puertas de cumplir su 20 aniversario, los niños de Graci Martín volvieron reivindicando en su presentación la vuelta del Carnaval tras la COVID, lo que les sirvió como preámbulo para su mítico pasacalles: “porque soy un murguero diferente”.

En “mi nueva normalidad” comenzaron relatando la realidad que vivieron los más pequeños con la COVID-19: “Nada de abrazos al saludar”. Criticaron los aforos para espectáculos infantiles como la cabalgata de reyes en contraposición a los partidos del Tenerife, que no tuvieron tanta restricción. Continuaron aludiendo a la solidaridad de los canarios con La Palma para terminar hablando de cómo ha cambiado su normalidad y criticar que estén constantemente poniéndoles actividades extraescolares.

Los Lenguas Largas defendieron su actuación con la ilusión de volver al escenario. Su letra, aunque algo densa, criticó los problemas reales que los niños han tenido durante la pandemia. Enérgicos y felices por su actuación, se despidieron.

Carricitos (1993)

Empezaron su actuación agradeciendo a su afición estar ahí en su regreso al Carnaval. “27 años sacándote una sonrisa” cantaron en su pasacalles con Lizett Ramos al frente, hija del fundador de la murga.

En su tema aprovecharon su fantasía de gatos para fundar su propio partido y pedir el voto del público. Criticaron al concejal Guillermo Díaz por sus declaraciones sobre las colonias de gatos y continuaron hablando de todas las fiestas que se habían juntado con el carnaval de verano. Terminaron a golpe de solistas: “Contando los días para poder regresar a un nuevo carnaval”.

Aunque con un breve paso por el concurso, Carricitos fue original y tocó algún tema que no se había tocado aún en el Carnaval de la Ciencia Ficción. Arropados por la afición terminaron ilusionados una actuación que fue descendiendo pero que divirtió y derrochó compañerismo.

Raviscuditos (2009)

Los 30 murgueros de Tacoronte volvieron al escenario rememorando su último año en concurso con su entrada para acabarla con la batucada de Río Orinoco, que aprovecharon para bailar al frente del escenario antes de su pasacalles.

En su tema “nivel cero” comenzaron recordando los niveles de la pandemia para narrar con ojos de niños lo que significaban las restricciones: “nivel 1 es lo normal, podemos estar todos juntos”. Siguieron criticando a los adultos que inculcan competición en las murgas infantiles para pasar, a ritmo de canciones míticas del carnaval, a recordar a los grupos infantiles que este año no han podido salir, a los que invitan a volver para compartir escenario.

Con una selección musical animada y una letra escrita con los ojos de un niño viviendo la pandemia y la realidad que trajo consigo, firmaron una vuelta al concurso que les costó en los meses previos, pero que consiguieron y disfrutaron. Gracias por el esfuerzo de hacer carnaval.

Mamelones (1979)

Y llegó Mamelones con su buena musicalidad y su habitual espectáculo en su presentación al ritmo de La Historia Interminable, que les sirvió para dar a conocer al público su bonito disfraz. Su nuevo director, Aray Suárez, que sustituye a Antonio García, presentó su pasacalles.

En su tema, de Idafe González, comenzaron planteando que necesitan reinventarse. La mascarilla la utilizan para: “si un ensayo se me escapa un pedo mis amigos no lo notarán”. Continúan pidiendo que reinventen su concurso para conseguir mayor público y presentando a su nuevo director. Criticaron la basura que los adultos tiran en espacios naturales mientras proyectaban imágenes de componentes de la murga recogiendo basura: “A ver si aprenden los adultos inconscientes de que un mundo sano quiero disfrutar”. Sacaron punta de TikTok, la red social del presente, para divertir con sus bailes. Finalizaron reivindicando la igualdad entre niños, criticando a los padres que educan a sus hijos en el racismo y haciendo una reflexión sobre la guerra de Ucrania: “que ningún niño entre bombas y armas viva jamás”.

Infantiles, críticos y divertidos a partes iguales. El trabajo de Xerach Casanova en el montaje musical y de Idafe González en la letra consiguieron conquistar corazones. Su nuevo y entrañable director hizo méritos y consiguió estar a la altura de su antecesor.

El Cabito (1980)

La incorporación de Cristian Mapesi -Zeta Zetas- en la dirección musical se hizo notar desde su bonita entrada, un canto al Carnaval de los murgueros más pequeños que dio paso a su pasacalles: “Ven, siente la magia del carnaval”.

En su tema “en busca de la actividad perfecta” ironizaron sobre la gran cantidad de actividades extraescolares que existen y buscaron la que más les identificase para reivindicar la “igualdad y la amistad” entre niños. Continuaron haciendo humor con diferentes sonidos que se han popularizado entre adolescentes en la red social TikTok. Terminaron reivindicando la importancia de las murgas infantiles, destacando todos los valores que le aportan a los niños: “Sin duda la murga es mi pasión”

Con una notable mejoría musical y de contenido respecto a su última cita carnavalera y un disfraz original, los niños de Angelita firmaron una actuación divertida e infantil que cerraron tocando fibra homenajeando el papel de las murgas infantiles en la educación de los más pequeños.

TE RECOMENDAMOS