Política

Mariano Rajoy, para DIARIO DE AVISOS: “En política hay que hacerse el loco muchas veces”

El ex presidente del Gobierno nos atiende en una entrevista en exclusiva tras participar en el Foro Premium de DIARIO DE AVISOS

Mariano Rajoy, ex presidente del Gobierno. | FOTO: Fran Pallero

Por Carmelo Rivero / Domingo Negrín Moreno

La personalidad de Mariano Rajoy es irrepetible en la política española. Con su ausencia, hemos perdido una referencia obligada a la trayectoria del PP (antes Alianza Popular) en las décadas andadas de democracia. En la corta distancia, Rajoy, el icono eviterno, es también previsible, desprende la campechanía que se le adivina detrás del plasma. Es un rara avis del marketing político, en desacuerdo con todas las reglas del método al uso. Un político distante en apariencia y cercano en el trato personal. Su experiencia le autoriza a discurrir sobre hechos probados, pero evita pontificar cuando le piden alguna opinión. En la entrevista que concedió en exclusiva a DIARIO DE AVISOS, tras intervenir en el Foro Premium del Atlántico, de la Fundación de este periódico, desempolvó sus principales axiomas sobre el ejercicio del poder. Animado por una reaparición, sin duda muy esperada, al año de retirarse tras sufrir la moción de censura de Pedro Sánchez, Rajoy reflexionó desde Tenerife sobre la conveniencia de una gran coalición; su escepticismo sobre la utilidad de los referéndums (visto lo visto con el brexit); la paciencia y rigor que exige el conflicto catalán dentro del dogma territorial español; la lucha contra ETA cuando fue ministro del Interior; la guerra de Irak, y el mundo insular (buen conocedor de Canarias, vivió las horas previas al rojo vivo para la conformación del Pacto de Progreso).

En la primera entrega de esta entrevista, ayer, el expresidente recordó los momentos más críticos de su vida, tras sufrir un accidente de tráfico y otro en un helicóptero. Es un superviviente nato, que ganó las elecciones generales tras dos derrotas consecutivas ante Rodríguez Zapatero. Y es, en buena lógica con ello, uno de los políticos con mayor amplitud de cargos que ha habido en democracia en España: desde concejal de Pontevedra hasta presidente, pasando por varios ministerios y la vicepresidencia.

En esta segunda y última parte de su encuentro con DIARIO DE AVISOS sobresale la dimensión humana del personaje, al que su padre nunca aprobó que fuera político y que aquí comenta sus preocupaciones de progenitor en un mundo de profesiones imprevistas. Rajoy, previsible, admite que eso ahora mismo es lo que más le inquieta respecto a sus dos descendientes. Su estancia en la Moncloa había dejado de legado un collar de perlas. En esta entrevista, desafía los tópicos.

-¿El bipartidismo ha salido del coma?
“Le diagnostico una muy buena salud en los próximos tiempos. En las últimas elecciones ha ganado el PSOE y el PP ha sido el segundo. En un momento de tanta dificultad y con los acontecimientos que se están produciendo en Europa, ese es un dato positivo. Cuando los grandes partidos tienen problemas, lo que surgen son partidos de una sola persona o caudillos. En Venezuela había dos partidos clásicos: Acción Democrática [socialdemocracia] y Copei [democracia cristiana]. No creo que pueda decirse que ahora están mejor”.

-Tras 10 años, Gabriel Mato ha perdido la condición de eurodiputado. Canario ya solo queda Juan Fernando López Aguilar, del PSOE…
“Gabriel Mato ha sido un trabajador infatigable. Para Canarias es importante tener un eurodiputado. Conviene, porque a Canarias le incumben muchos asuntos que a los demás no les afectan, por su propia condición de región ultraperiférica”.

Mariano Rajoy, ex presidente del Gobierno. | FOTO: Fran Pallero

-¿Qué quiso aportar usted a la política?
“Yo me he tomado en serio la política. Mi principal preocupación era hacer bien las cosas, no salir en los periódicos. He intentado entender a los demás. No soy consciente de haberme comportado de manera sectaria ni de abusos de poder”.

-¿Que fue del Prestige?
“A mí me tocó llevar eso, en Galicia, y fue muy duro e injusto. Al final, el único condenado [por daño ambiental] fue el capitán [del buque petrolero], que era el culpable del derrame. De toda aquella polémica ha quedado el haber atendido a los afectados en tiempo récord, y algunas e importantes modificaciones legales para incrementar la seguridad en el transporte marítimo. Yo he vivido unas cuantas crisis de esas, las vacas locas, el ébola… ¡Es increíble! A veces se exagera, se montan espectáculos ¿para qué?”.

-¿España está mejor de lo que creemos?
“Absolutamente. Aquí vienen 82 millones de personas, no creo que les obligue alguien, y el primer país que eligen los chicos del Erasmus es España, estamos por delante en trasplante de órganos, la sanidad española está entre las mejores del mundo, un sistema público de pensiones estupendo… A veces nos castigamos inmisericordemente. España es un país con mucho nivel”.

-Aparte de las caminatas, es conocida su afición al deporte. En El partidazo de COPE ha dicho que el VAR tiene más aspectos positivos que negativos. En la política está el bar….
“El VAR del fútbol lo que hace es perseguir la justicia. El VAR de la política, con uve, es el voto de la gente. “Usted dijo que iba a hacer esto y no lo ha hecho”. Y aun así te pueden votar. Tampoco le piden que sea perfecto. Eso es la democracia, con todos sus defectos”.

-Su padre le marcó mucho…
“Sí, mi padre murió el año pasado con 97 años. Hasta los 91 venía solo a Canarias. Pasaba cuatro meses en el sur de la isla de Gran Canaria”.

-Era juez…
“Era magistrado, sí. Fue presidente de la Audiencia Provincial de Pontevedra”.

-¿Él veía bien que usted estuviera en política?
“No, porque mi abuelo se había dedicado a la política en la república y no lo trataron muy bien. Y eso que presidió la Unión Regional de Derechas. Con ese nombre, no es que fuera un gran progre. Pero, a pesar de ello, también fue represaliado después de la guerra”.

-Dos hijos…
“Uno va a cumplir 20 y el otro, 14”.

-¿Le preocupa el futuro de los chicos?
“Sí, porque no sabemos cuál es la evolución del mundo, qué profesiones habrá cuando estos accedan al mercado de trabajo. Hay una incertidumbre-oportunidades, entre comillas. Al final, llegas a la conclusión de que lo único que puedes hacer es darles los mayores conocimientos posibles, la mayor formación posible. Es importante manejarte en situaciones difíciles, saber tratar a las personas, cuándo tienes que callarte y cuándo no, tener mano izquierda, saber cuándo tienes que hacerte el loco…”.

-¿Hacerse el despistado es una estrategia política?
[Risa] “En política hay que hacerse el loco muchas veces”.