política

Nueva Canarias acusa al PSOE de “hacer peligrar” el “pacto de progreso”

Ramírez advierte a los socialistas de que, si perseveran en la línea de los acuerdos “con las derechas” en Telde y Santa Lucía o provocan un vuelco en el Cabildo grancanario, NC estaría “dispuesta a escuchar” a CC
Carmelo Ramírez, secretario de Organización de Nueva Canarias. EP
Carmelo Ramírez, secretario de Organización de Nueva Canarias. EP
Carmelo Ramírez, secretario de Organización de Nueva Canarias. EP

Nueva Canarias (NC) acusa al PSOE de estar “poniendo en peligro” el acuerdo que ambos partidos negocian para conformar un Gobierno de cambio en el Archipiélago con sus pactos en los municipios grancanarios de Telde y Santa Lucía. Le advierte de que, si persevera en esa línea, está dispuesta a escuchar a Coalición Canaria (CC). “El PSOE está poniendo en peligro el cambio en Canarias con sus incoherentes pactos en Santa Lucía o en Telde, con las derechas, sin programa y con el único fin de desplazar a Nueva Canarias, fuerza más votada en ambos casos”, arguye el secretario de Organización de NC, Carmelo Ramírez.

El partido que lidera Román Rodríguez lanza este aviso después de que el PSOE pactara en la segunda ciudad de Gran Canaria, Telde, con el PP, Ciuca y JxT, lo que envía a la oposición a la hasta ahora alcaldesa, Carmen Hernández (NC), además de en Santa Lucía y Teror (reedición).

El número 3 de Nueva Canarias sostiene que el pacto de los socialistas en Telde “con las derechas” incluye “la agravante” de que va a desplazar a un Gobierno local que “ha hecho una excelente gestión sacando a la ciudad del descrédito y de la ruina”, en referencia al equipo de su compañera Carmen Hernández. “No es una buena noticia para el cambio progresista si se concretan las agresiones, las incoherencias, las intolerables amenazas, como ocurre en el caso del Cabildo de Gran Canaria [donde NC depende del PSOE para mantener la presidencia en manos de Antonio Morales], y el regreso al pasado que algunos pretenden.

Ramírez confía en “una rectificación de los socialistas y en que estos regresen a la senda de la sensatez y la coherencia, la apuesta por la regeneración y la transparencia”. Por eso, alerta al PSOE de que, si toma “el camino profundamente erróneo” de apartar a NC, llevarán el asunto a su ejecutiva. “Y veremos las consecuencias que tiene”, profiere.

El mensaje que Ramírez dirige en este comunicado al PSOE contiene otra advertencia: están dispuestos a escuchar las propuestas que realice Coalición Canaria, lo que abriría un escenario diferente de negociaciones a los dos supuestos que hasta ahora se habían planteado: “NC está dispuesta al diálogo con las distintas fuerzas políticas. Y si nos llama CC para dialogar, hablaremos de lo que hay que hacer en esta tierra para mejorarla. Nuestra línea roja es la defensa del interés general, los programas de cambio, el que Canarias esté bien colocada en el marco del Estado español y que las políticas públicas sean prioritarias para reducir los actuales niveles de desigualdad, desempleo y pobreza”.

Carmelo Ramírez precisa que su preferencia es por un “pacto de progreso”, pero entiende que “no puede ser que hasta el sábado [día de la constitución de las corporaciones municipales] valga todo, como si los ayuntamientos y los cabildos no influyeran en la vida de la gente”, para, a partir de entonces, “hablar sin problemas del Gobierno como si no hubiese ocurrido nada”. Ese juego “no vale”, remacha.

En Santa Lucía, Podemos y el PP facilitarán con sus votos la elección del socialista Julio Ojeda como nuevo alcalde de Santa Lucía de Tirajana, el tercer municipio de Gran Canaria, para propiciar un cambio en el municipio “tras 40 años de Nueva Canarias” (o de sus aliados locales, porque NC se fundó en 2005).

Mientras, el PSOE y el PP gobernarán juntos en Teror (12.449 habitantes), con dos años de alcaldía para cada uno de los partidos: Gonzalo Rosario (PSOE), los dos primeros años, y Sergio Nuez (PP), los dos siguientes. Los comicios del 26 de mayo dejaron este resultado: seis concejales de NC, cinco del PSOE, otros tantos del PP y uno de Podemos. Socialistas y populares repiten el pacto por el que consiguieron sacar adelante en 2016 una moción de censura contra Isabel Guerra (NC) y compartieron la alcaldía en dos periodos iguales, con “el firme propósito de aportar estabilidad política, gestión responsable y eficaz y un proyecto común que genere riqueza y bienestar para la ciudadanía del municipio”.

TE PUEDE INTERESAR