surcando

Cien segundos de escaso decoro

El tiempo que tardaron el alcalde y los concejales de la oposición de Las Palmas de Gran Canaria en aprobarse una subida de sueldos del 16% y el 45%, respectivamente.

Han dado la vuelta a España esos 100 segundos que tardaron el alcalde y los concejales, incluidos los de la oposición, de Las Palmas de Gran Canaria en aprobarse una subida de sueldos del 16% y el 45%, respectivamente. Sueldo que sitúa a Augusto Hidalgo por encima del salario de su jefe Pedro Sánchez. Aquí no se trata de partidos, porque todos hacen lo mismo, aquí se trata de tener algo de decoro, por mucho que uno entienda que un alcalde deba estar bien pagado. Lo que me cuesta entender es que, en algunos casos, los concejales, con mucha menor responsabilidad, cobren tanto como quien lleva el bastón de mando.

Una ley que se ha quedado en bragas

Este desbarajuste de sueldos se trató de frenar con la Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local, aprobada por el PP en 2013, acotando la retribución máxima posible en base a la población del municipio. Sin embargo, no impide que un edil pueda cobrar tanto como un alcalde, o que se amplíe el número de liberados a base de dedicaciones parciales, con porcentajes del 95% como es el caso de los alcaldes de Güímar. Triquiñuelas para sortear el verdadero espíritu de la ley, como la que hace Fraga en Adeje, con más de 30 años en el cargo, y ya jubilado laboralmente. En verdad no cobra sueldo del Ayuntamiento de Adeje, solo 700 euros cada semana que asista a la Junta de Gobierno o 250 por presidir el Pleno, el 180% de aumento con respecto al anterior mandato. Como para extrañarse de la desafección política de los ciudadanos.

TE PUEDE INTERESAR