Surcando

Pitti, a Museos y Águeda Fumero, a Deportes

Son los incomprensibles vericuetos de la política, aunque nadie discute de la capacidad metamórfica de esta pareja de chasneros

Suponiendo que ese pacto (CC-PP) presentado ayer para gobernar el Cabildo de Tenerife no se encuentre ahora o después con una moción de censura -solo tiene 15 de 31 consejeros-, por lo pronto ya conocemos con certeza algunos de los cargos a desempeñar por los consejeros electos, incluso hasta los nombres de los siete directores insulares puestos a dedo por Carlos Alonso. En lo que se refiere al Sur, resulta curioso que un deportista de pro, al menos como periodista, José Manuel Pitti sea el encargado de Museos -igual porque es el más mayor, aun siendo joven- y una técnico de Administración y Marketing, Águeda Fumero, se encargue del Deportes. Son los incomprensibles vericuetos de la política, aunque nadie discute de la capacidad metamórfica de esta pareja de chasneros.

Urge un cambio de la Ley de retribuciones

Ha sido un clamor las críticas a aquellos políticos que nada más llegar al cargo se han subido el sueldo, muy por encima del IPC o de los porcentajes de cualquier trabajador de a pie. Sueldos que son legales, aunque algunos lo enmascaren con dedicación parcial, incluso, para no dejar sus empresas privadas. El asunto no es que el regidor cobre una cantidad, siempre estipulada por la población de su municipio, que en muchos casos resulta hasta corta para la responsabilidad que adquiere, el problema es que cobren más que el presidente del Gobierno de España (78.000 euros anuales) y que los concejales, con mucha menos responsabilidad, cobren casi lo mismo que el alcalde.