Política

Seis días para la censura histórica contra CC en el Cabildo tinerfeño

El PSOE y Ciudadanos conformarán el Gobierno insular, una vez se vote el 24 la mociónde censura, para lo cual cuentan con el apoyo externo de Sí Podemos Canarias

El virtual presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín (PSOE), si prospera la moción de censura contra Carlos Alonso (CC). Fran Pallero
El virtual presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín (PSOE), si prospera la moción de censura contra Carlos Alonso (CC). Fran Pallero

La histórica moción de censura en el Cabildo de Tenerife, la primera en sus 106 años de historia, se debatirá en un pleno extraordinario dentro de seis días, el próximo 24 a las 12.00 horas. En el estreno, los censurantes, PSOE y Ciudadanos (Cs) conformarán el Gobierno insular, con el apoyo externo para sumar los 16 votos que otorgan la mayoría absoluta de Sí Podemos Canarias. Dicho movimiento dispone de todos los efectivos socialistas (11), de Sí Podemos Canarias (3) y de Cs (2), suficientes para desbancar al nacionalista Carlos Alonso de la Presidencia del Cabildo Tinerfeño.

En lo que respecta a los expedientes de expulsión de los dos consejeros de Cs, Enrique Arriaga y Conchi Rivero por contravenir las supuestas directrices de su formación política, los todavía consejeros de Cs confían en seguir perteneciendo al partido de Albert Rivera el día en el que se vote la moción de censura contra Carlos Alonso. Tras lograr los citados 16 apoyos para desbancar a los nacionalistas, el virtual presidente insular, Pedro Martín (PSOE) designaría a Arriaga y Rivero como consejeros del grupo de Gobierno, por lo que, aunque fueran finalmente expulsados por Cs, no tendría ninguna consecuencia sobre ambos. Según fuentes consultadas por este periódico, la presión que está ejerciendo el propio Alonso con su contacto en el partido naranja, José María Espejo, para que se aceleren los plazos de expulsión de Arriaga y Rivero se ha ido incrementando en los últimos días.

Los ‘tocables’

La picaresca llega al punto de que en los pasillos de la primera Corporación insular se ha llegado a especular en los últimos días sobre si algunos consejeros de dos de los partidos censurantes podrían ser ‘tocables’. Sin embargo, fuentes socialistas y moradas consultadas por DIARIO DE AVISOS, desmienten tales rumores intencionados, supuestamente, por miembros de Coalición Canaria.

Hay que recordar en este punto algunas de las últimas maniobras realizadas por los nacionalistas en la historia reciente de esta Isla para no perder el poder en algunos de sus feudos locales. En el anterior mandato (2015-2019), CC presentó una moción de censura en Granadilla con el apoyo del PP y del por aquel entonces concejal de Cs, Arquipo Quintero, que desbancaba de la Alcaldía al socialista Jaime González Cejas. Quintero ocupaba en ese momento la Comisión de Quejas y Reclamaciones del citado Consistorio, aunque los nacionalistas lograron convencer al exconcejal naranja por los casos de presunta corrupción en los que estaban involucrados varios ediles socialistas, entre otros, el propio alcalde socialista.

El segundo caso ocurrió en enero de 2017. El por aquel entonces alcalde de Tacoronte, Álvaro Dávila (CC), ofreció cargo dentro del grupo de Gobierno municipal a un concejal de Sí Se Puede (SSP), Honorio Román Marichal, quien pertenecía a la formación ecosocialista que estaba dispuesta a apoyar una censura contra el nacionalista en el citado municipio norteño. Esta maniobra bloqueó las intenciones censurantes de la oposición, continuando Dávila como alcalde hasta el final del mandato.

CC usa los servicios jurídicos insulares para intentar bloquear la censura

Coalición Canaria, en su intención de intentar bloquear la censura en el Cabildo de Tenerife, ha utilizado, según fuentes sindicales consultadas por este periódico, los servicios jurídicos de la primera corporación tinerfeña para explorar cualquier argucia legal que pudiera impedir la citada moción.

Sin embargo, según las mismas fuentes, las opciones de que este trabajo legal prospere en la línea que defienden los nacionalistas, es decir, de parar la citada censura, son nulas.

Hay que puntualizar que la figura democrática de la moción de censura es una herramienta de los partidos políticos para desbancar a otros del gobierno de turno, por lo que resulta sorprendente que los nacionalistas utilicen, supuestamente, los servicios jurídicos del Cabildo insular, es decir, recursos públicos, para sus intereses partidistas, algo, por consiguiente, éticamente reprobable, cuanto menos.