sociedad

Así se hace el ‘Matahambre’, el dulce que quitaba el apetito en los recreos canarios

El postre debe su nombre a la importante densidad calórica; ahora, entre el incremento de la oferta y la concienciación del azúcar, ha quedado relegado a algún que otro mostrador de gasolinera
Así se hace el ‘Matahambre’, el dulce favorito de los recreos canarios. | FOTO: El Zurrón de los Postres

El que probablemente se considere uno de los recuerdos más azucarados de la adolescencia canaria entre los años 80 y 90, continúa sobreviviendo en el Archipiélago. El popular Matahambre fue el dulce más reclamado durante los recreos en los alrededores de los institutos situados en las Islas, quitando el apetito a más de uno de forma considerable. Ahora, entre el incremento de la oferta gastronómica y la concienciación del azúcar en los alimentos, el pastel tradicional ha quedado relegado a algún que otro mostrador de gasolinera. Pero, ¿de qué está hecho realmente el Matahambre?

Según recoge la repostera Irmina Díaz-Froiz, autora de la página web El Zurrón de los Postres recomienda que el Matahambre o Caja de Muerto, como la cocinera lo denomina, se elabore con los siguientes ingredientes: 340 gramos de harina, 120 gramos de azúcar, 40 gramos de miel, 150 gramos de mantequilla sin sal, media cucharadita de levadura en polvo, una cucharadita de cacao en polvo, media cucharadita de canela en polvo y una pizca de sal. En cuanto al relleno, un bizcocho de 400 gramos y una cucharada de cacao en polvo. Para su cobertura: 60 gramos de chocolate y 10 gramos de mantequilla sin sal, aunque esto siempre es opcional.

Díaz-Froiz sugiere que se vierta en un bol “la mantequilla que deberá estar a punto pomada, con el azúcar y la miel, mezclamos, le añadimos la sal, el cacao, la canela y la harina con la levadura, integramos bien. Guardamos en una bolsa de plástico en la nevera unas horas o de un día para otro”. A la hora de elaborar el relleno, “desmenuzamos el bizcocho y mezclamos el cacao. Si estuviera muy seco se le pueden añadir un par de cucharadas de leche. Reservamos”.

A continuación se precalienta todo en el horno a unos 180 grados. Posteriormente, “estiramos una de las partes formando un rectángulo de 28×21, encajamos el molde hueco en la masa, ponemos en la bandeja de horno forrada con papel vegetal. Pinchamos con un tenedor y horneamos unos 15 minutos y dejamos enfriar” antes de “rellenar con el bizcocho desmenuzado y el cacao”. Finalmente, se corta en rectángulos imitando un ladrillo y ¡buen provecho!

TE PUEDE INTERESAR