política

El Gobierno de CC ocultó al de Torres el déficit excesivo en que dejaba a Canarias

La Admnistración central advirtió en abril el desfase entre ingresos y gastos, pero el Ejecutivo de Clavijo tapó la situación en pleno proceso electoral y no dijo nada tampoco en el traspaso de poderes

el vicepresidente Román Rodríguez conversa con Fernando Clavijo cuando todavía estaba al frente del Gobierno. Fran Pallero
el vicepresidente Román Rodríguez conversa con Fernando Clavijo cuando todavía estaba al frente del Gobierno. Fran Pallero

El curso parlamentario no comienza de verdad hasta que se sirve un plato fuerte. Y esta vez ha llegado con la comparecencia de Román Rodríguez, vicepresidente del Gobierno y consejero de Hacienda, que va a explicar hoy la situación de desequilibrio presupuestario que dejó el anterior Ejecutivo. Según fuentes del Gobierno actual, Clavijo conocía ya en abril el desfase entre ingresos y gastos, pero lo mantuvo oculto en plena carrera para las elecciones generales y municipales y autonómicas. Y lo siguió haciendo despues, al omitir estos datos en el informe de situación que entregó a Torres en el traspaso de poderes. Clavijo prefirió tapar las vergüenzas de su último año de gobierno durante la información de las cuentas tras el cambio político.

Rodríguez, que comparece a petición de Nueva Canarias y PSOE, pone así el primer dique de abrigo para un pacto de izquierdas que afronta una situación económica y financiera más delicada de lo que esperaba, con la economía enfriándose, el brexit asomando a la puerta y los turistas eligiendo otros destinos.

Según los cálculos de los técnicos de Hacienda, la merma en los ingresos se sitúa en los 482 millones de euros; una situación derivada de las transferencias pendientes del Estado por la situación de interinidad del Gobierno central, de una errónea previsión de los ingresos tributarios y del impacto de las rebajas fiscales. En los últimos presupuestos autonómicos, el Gobierno de CC aprobó una rebaja en el IGIC del 7% al 6,5%.

Enfrente, una Coalición Canaria todavía noqueada por la pérdida de poder, que ha preferido pedirle a Román Rodríguez que comparezca para hablar de Mercosur que de la situación de desfase presupuestario, y que utiliza la buena situación de la deuda canaria para justificar sus errores. Antes de las medidas de reajuste del Gobierno actual, que ha reasignado 170 millones de euros del presupuesto, un informe de la Consejería preveía para el año un déficit público del 0,64% del PIB, cinco décimas por encima del límite establecido para Canarias; en la regla de gasto, el desvío se preveía en 193,8 millones de euros, un 5,6%, cuando el umbral para 2019 se sitúa en el 2,7%.

La estrategia de CC es acusar al Gobierno regional de ser dócil con Madrid. Sin embargo, Torres ha respondido pidiéndoles que se dejen de intoxicar y voten a favor de Pedro Sánchez para desbloquear la investidura. Así, asegura, llegarían antes los fondos pendientes del convenio de carreteras incumplido por Rajoy. No solo los 500 que Clavijo no quiso y hoy computan, inutilizados, en el superávit. También los 101 de la adenda al convenio anterior y los 400 millones que el Gobierno central no reconocía y que ahora, según Torres, podrían llegar. Pero Madrid es mucho Madrid, y no siempre respeta lo que pacta. Si Torres quiere durar, tendrá que mantenerse firme y exigir resultados. Aunque se molesten en Ferraz.