política

Inés Arrimadas: “Quiero que quede bien claro: un Gobierno de Sánchez y Ciudadanos es imposible”

Portavoz de Ciudadanos en el Congreso
Inés Arrimadas. Sergio Méndez
Inés Arrimadas. Sergio Méndez
Inés Arrimadas. Sergio Méndez

Las encuestas anuncian una estampida de votantes de Ciudadanos el próximo 10 de noviembre. Han sido meses de sangría y desgarro, con la marcha de dirigentes importantes del sector más progresista de Cs, como Toni Roldán, o históricos como Francesc de Carreras, que no entendían el rechazo frontal de Albert Rivera a hablar con Pedro Sánchez. Ayer, la portavoz en el Congreso, Inés Arrimadas, hizo un viaje relámpago a Canarias. Y no solo habló de Torra, que también, porque la lucha contra el nacionalismo está en la génesis de Ciudadanos. También habló del bipartidismo, de cerrar chiringuitos y rechazó las etiquetas de “rojos” y “azules”. Parecían lemas de 2015, cuando se hablaba de “la nueva política”. No hay nada más triste que volver a un lugar donde uno fue feliz y darse cuenta de que ya no es lo mismo. Pero si es así o no solo se sabrá la noche de las elecciones, cuando ya hayan hablado los votantes.

-Usted ha sido una figura de referencia del constitucionalismo en Cataluña, más allá incluso de Cs. ¿No tiene la sensación de que irse a Madrid la ha convertido más en alguien más ‘de partido’ y menos transversal?
Yo no me he ido a Madrid. Yo sigo viviendo en Cataluña. Esta es una cosa muy curiosa de los nacionalistas: si Rufián se presenta al Congreso, no se va de Cataluña. ¿A que usted tampoco lo piensa? Pero si yo me presento al Congreso es como si me hubiera ido. Esta es la mentalidad nacionalista que está deseando echarte de Cataluña. Creo que para vencer al nacionalismo hay que estar fuertes en Cataluña, pero gobernar España”.

-Ustedes hablaban durante la investidura del pacto de Sánchez con su banda, refiriéndose a Unidas Podemos y los nacionalistas. Visto lo visto, ¿no tendrían que retractarse?
“Bueno, nos equivocamos por un ministerio, porque creo que fue el Ministerio de Trabajo lo que hizo saltar por los aires las negociaciones. Todo el mundo sabía que ellos se iban a poner de acuerdo en el contenido. No se ha roto por que alguno no qusiera pactar con los nacionalistas, o por los impuestos. Han sido los sillones. Pero también creo que Sánchez quería elecciones. Él creía -me parece que ya no- que le iba a salir bien. Y yo pienso que le va a salir muy mal, porque llevar a elecciones a este país es una tremenda irresponsabilidad. A pesar de que Cs estuvo varios meses rechazando abstenerse para dejar gobernar a Sánchez, a última hora, en el tiempo de descuento, Rivera le ofreció un acuerdo que muchos interpretaron como un gesto de cara a la inminente campaña, pero que Arrimadas defiende como sincero: “Nosotros intentamos evitar las elecciones con una solución de Estado cuando se rompieron las negociaciones con Podemos. Era muy fácil de cumplir, pedíamos tres cosas muy básicas: no subir los impuestos a la clase media, un Gobierno constitucionalista en Navarra que no dependiera de los ultranacionalistas de Geroa Bai y una mesa de diálogo sobre Cataluña porque sabíamos que la iban a liar después de la sentencia. Fíjese si era fácil, pero Sánchez quería las elecciones”.

-Las encuestas predicen un batacazo de Cs, ¿no les da vértigo?
“El día que me den bien las encuestas, me voy a preocupar. Yo estoy convencida de que vamos a sacar un resultado mucho mejor del que dicen, no tengo ninguna duda. Creo que estas encuestas y el bipartidismo tienen mucho interés en que la gente moderada y de centro, que es un voto muy racional y exigente, se quede en casa para que ganen los mismos de siempre, el PSOE y el PP con los nacionalistas. Este país se merece mucho más”.

-Ustedes se han abierto ahora a la posibilidad de pactar con el PSOE. Después de todo lo que se han dicho…
“Quiero dejarlo muy claro: gobernar con Sánchez es imposible. Yo no veo a Albert Rivera de vicepresidente de Sánchez. Si sacamos un escaño más con el PP que los que sumen el PSOE con los populistas y separatistas, vamos a gobernar. Como hemos hecho en Andalucía (donde gobiernan gracias al apoyo de Vox, una fórmula que ayer mismo volvió a defender Rivera). Salimos a ganar, a sacar un magnífico resultado que permita echar al sanchismo de las instituciones. Y a sus 300 enchufados”.

– Bueno, los votantes los sitúan a ustedes cada vez más en la derecha, ¿no les está perjudicando haber unido sus votos a Vox en Andalucía, Madrid o Murcia?
“Nuestro programa es el mismo y seguimos teniendo las mismas ideas. Yo creo que al PSOE le interesa mucho decir que todo lo que no son ellos es derecha: llevar una bandera de España es de derechas, creer en la igualdad de los españoles es de derechas, cuando se supone que es de izquierdas. Pero a mí lo de las etiquetas me da igual: allí donde gobernamos se garantizan los servicios públicos, se aumenta el dinero para luchar contra la violencia de género, se garantizan los derechos y se bajan los impuestos a la clase media.

-Volvamos a Sánchez: si tienen que pactar con Sánchez, ¿le exigirán la aplicación del 155?
“Si al final los números no dan y Sánchez quiere nuestros votos, va a ser a cambio de grandes acuerdos de Estado que incluyan al PP en temas como educación, sanidad o despoblación. Y a cambio de que los nacionalistas no tengan la batuta de este país”.

-¿Pero exigirán el 155?
“Por supuesto, es que lo de Cataluña no puede seguir así. Si no, Torra va a seguir en el Gobierno de la Generalitat, y sus amigos van a seguir jaleando y aplaudiendo a los presuntos terroristas y van a sacar a los golpistas de la cárcel de aquí a dos meses. Como pasó con Oriol Pujol, un corrupto que salió de la cárcel en muy poco tiempo”.

-Con dos bloques tan divididos en Cataluña y tan similares en número, ¿la política no debería ir más allá del 155? ¿No habría que encontrar un espacio de interlocución con el otro lado?
“Por supuesto que hay que hacer mucho más. Hay que revertir el adoctrinamiento en las escuelas…”.

-Pero ellos no consideran que haya adoctrinamiento…
“Ni consideran que han dado un golpe de Estado, ni que hayan hecho nada malo, ni que sea violencia lo que hemos vivido estos días en Cataluña. Si nos centramos en lo que consideran ellos…”

-Pero también hay niveles en el independentismo, no es lo mismo gente más moderada como Marta Pascal que Quim Torra.
“Bueno, depende, porque Marta Pascal estaba allí dando el golpe de Estado igual, diciendo sí, sí. Durante 35 años, mucha gente ha pensado, de buena fe, que si se cedía un poquito más al nacionalismo, se iban a tranquilizar. La historia nos dice que, cada vez que se les da algo, eso se convierte en una herramienta para destruir España. Si no revertimos el adoctrinamiento, lo que tenemos en Cataluña, lo vamos a ver en Navarra, en Baleares y en Valencia. ¿Se imagina si lo de Cataluña se diera, a la vez, en cuatro o cinco comunidades?”.

-En clave canaria: ¿no deberían haber escuchado a esos compañeros de partido que querían sacar del poder a CC tras 26 años en el poder? A algunos los echaron de Cs y causaron ustedes un desgarro…
“Creo que el partido ha encontrado la manera de que se solucionen los problemas internos”.

-Pero acusaron de “tamayazo” a Matilde Zambudio, una compañera de partido, y nadie se ha retractado públicamente…
“Yo tampoco he estado en el meollo. Creo, y usted sabe que Melisa Rodríguez está en la Ejecutiva permanente, que el partido ha sabido encontrar la manera de solucionar la cuestión para centrarnos en los problemas de la gente. Aquí, en Canarias, tienen asuntos muy importantes, como el tema de Thomas Cook, el brexit, los aranceles…”.

-Los grandes partidos saben aunar muchas sensibilidades… Que gente como Toni Roldán o Francesc de Carreras no encuentren espacio en Cs, ¿no menoscaba esa capacidad de aunar mayorías?
“En Cs ha entrado Marcos de Quinto. O Sara Jiménez, una referente en la lucha por la igualdad de colectivos con especiales problemas de inserción. Cs sigue atrayendo talento”.

-¿Pero gente progresista como Toni Roldán o De Carreras?
“¡Pero hay algo más progresista que defender la igualdad entre los españoles!”.

-Todo el mundo sabe que, en economía, Marcos de Quinto es más conservador que Toni Roldán…
“Yo creo que la cuestión económica no ha sido el problema. El problema de Toni Roldán es que quería hacer un Gobierno con Sánchez.Y nosotros habíamos dicho claramente que no lo íbamos a hacer”.

-Si los resultados son malos, ¿tiene alguien que dimitir por la estrategia que han seguido?
“Vamos a dejar que voten los ciudadanos. Hemos ganado tantas veces a las encuestas que déjenme que confíe en la gente. Ahora mismo, todos los partidos tienen cero escaños”.

-Le he escuchado decir que estaba cansada de hablar sobre los huesos de Franco. ¿No está bien que lo saquen de un mausoleo, mucho más allá de quién lo haya propuesto?
“Yo creo que, una cosa tan importante como esta se debía hacer, sí, pero por consenso. Y no en periodo electoral para que Sánchez intente tapar lo de Cataluña. Creo que la mayoría de los españoles está de acuerdo con esto que digo, que nosotros apoyamos y que hablaba de esto, pero también de reorientar el Valle de los Caídos. Y Sánchez, en lo único que se ha centrado es en sacar a Franco por las elecciones”.

TE RECOMENDAMOS