nacional

La historia de Sandra: la mujer brutalmente agredida por vender fruta catalana

Un hombre de 70 años comenzó a darle golpes

Sandra Castro nunca ha ocultado el origen de su fruta. De hecho, siempre ha presumido de ello. No le gusta esconderse. Quiere que sus clientes sepan de dónde viene lo que comen. Por eso, a la entrada de la frutería, tiene cajas donde indica el precio y el origen de cada variedad. Sin duda, en estos tiempos, en los que las naranjas vienen de Sudáfrica o las patatas de Marruecos, debería apreciarse. Pero, ya saben, hay gente para todo.

Y un hombre de unos 70 años, este miércoles, agredió a Sandra por tener peras de Lérida. Sí, como lo leen. Entró en la tienda y le exigió a la frutera que quitara las peras que provenían de Cataluña. Ella se negó y le pidió que se marchara, pero el cliente no quiso hacerlo. De hecho, se comportó como si fuera un ultra.

Puedes leer el resto del reportaje en El Español.

TE PUEDE INTERESAR