polÍtica

Sánchez llega a Canarias impulsado por el éxito de la exhumación de Franco

El presidente del Gobierno en funciones recupera estos días la iniciativa política perdida después de los violentos altercados de Cataluña que, según las encuestas, han fortalecido a PP y Vox, pero no a C’s
Sánchez estará por la mañana en La Laguna y viajará por la tarde a Las Palmas de Gran Canaria. Fran Pallero

Hace una semana, la hegemonía socialista de las últimas elecciones del 28 de abril parecía asesinada por las manifestaciones violentas de Cataluña y una creciente demanda de dureza que siempre se activa en la población española cuando se radicaliza el independentismo catalán. Pero Sánchez llega hoy a Canarias después de haber recuperado la iniciativa política con la exhumación de Franco.

Por la mañana estará en un mitin en el Paraninfo de la Universidad de La Laguna, y por la tarde, en el Auditorio Alfredo Kraus de La Palmas de Gran Canaria. Esta vez no se encontrará con un Gobierno autonómico hostil que lo reciba con carteles de Paga lo que debes, sino con un compañero y aliado socialista, Ángel Víctor Torres, de presidente, preparando los primeros presupuestos de un Gobierno progresista en años.

Quizá sea aquí donde Sánchez anuncie lo que piensa hacer con el Valle de Los Caídos si el PSOE vuelve a gobernar la próxima legislatura. Mientras tanto, su visita espolea la intensa batalla electoral que se está produciendo entre los dos grandes partidos estatales en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, donde aspiran a conseguir un tercer escaño, en un contexto de incertidumbre. Aún no se sabe qué impacto tendrá la salida del poder en Coalición Canaria, cómo resistirá Unidas Podemos su negativa a votar a Sánchez o si el derrumbe de Ciudadanos será tan intenso como para que pierda el escaño Melisa Rodríguez. También se desconoce el efecto de Más País.

Sánchez no podrá descuidar el tema de Cataluña, que volverá con fuerza por las manifestaciones independentistas y constitucionalistas que se celebrarán este fin de semana en esa comunidad. El presidente en funciones tiene bien perfilada su posición: leña a Quim Torra, president de la Generalitat, hasta que se avenga a hablar con los sectores no independentistas. Y advertencia sobre el incendio que espera, según él, si Pablo Casado y Albert Rivera llegan al poder. Aunque hay una parte de España a la que le gusta el ruido y la furia, y hasta el 10-N no sabremos bien si es mayoritaria o no, o si existe una izquierda templada hegemónica, identificada con esa política de “orden y proporcionalidad” del Gobierno socialista tras la sentencia.

A Canarias también vino Inés Arrimadas el miércoles pasado, llegará Pablo Iglesias el domingo y lo harán Pablo Casado e Íñigo Errejón el lunes. Son viajes meteóricos que siempre critican los nacionalistas canarios, que dicen que los líderes nacionales solo vienen en campaña. Pero son quince diputados, siete por Santa Cruz de Tenerife y ocho por Las Palmas. Demasiados para unas elecciones muy extrañas.

TE PUEDE INTERESAR