santa cruz

El Balneario de Santa Cruz: una historia de promesas rotas

La lucha por recuperar el antiguo Balneario de Santa Cruz vuelve al punto de partida para conseguir dinero y proyecto en este mandato
BALNEARIO SANTA CRUZ TENERIFE
El abandono en el que se encuentra sumido el antiguo Balneario de Santa Cruz puede apreciarse a simple vista. FRAN PALLERO

Anuncios, promesas, compromisos, incluso propuestas de futuros usos. Todo parecía indicar que, por una vez, el destino de una parte importante del patrimonio de Santa Cruz no sería la ruina y el olvido. Sin embargo, los anuncios se convirtieron en papel mojado, las promesas en vidrios rotos y los compromisos en humo. Ni dinero, ni proyecto, eso es lo que se ha encontrado el actual Gobierno de Canarias en lo referente al Balneario de Santa Cruz. Construido a principios del siglo XX, hasta su cierre definitivo en la década de los 80, fue lugar de veraneo de miles de chicharreros. Hoy es un edificio en ruinas, invadido por la maleza, apuntalado, apenas una sombra de lo que fue. Un accidente con un joven herido que se coló en el edificio y un incendio posterior obligó al Gobierno de Canarias, su propietario, a vallar y tapiar parte de la estructura, además de apuntalar casi todo el edificio.

Una imagen muestra ahora que dista de aquella que permanece en la memoria de muchas familias de Santa Cruz, la de un lugar en el que pasaban el verano, tanto en su piscina, testigo de las primeras brazadas de muchos niños, como en la playa de callaos que estaba a su lado y que era la zona de baño de Santa Cruz.

Fran Pallero

Anexa al edificio, se encuentra la residencia José Miguel Delgado Rizo, distribuida en cuatro plantas y que en 1954 la Obra Sindical de Educación y Descanso la inauguraba como punta de lanza del fomento del turismo social, donde la clase proletaria sería la principal beneficiaria, de forma que podían, durante 15 días y por turnos, alquilarse las habitaciones y veranear en el recinto.

Ahora toca empezar de nuevo. Después de la nada que supone la acción del Gobierno de Canarias, que solo llegó a encargar los estudios previos para conocer el estado real del edificio, la Plataforma en Defensa del Balneario retomó esta misma semana los contactos llevados a cabo en el mandato pasado. Apuesta por relanzar los pronunciamientos públicos del mandato pasado, pero, sobre todo, por modificar el presupuesto de la Comunidad Autónoma de Canarias para 2020 introduciendo una enmienda para recoger una partida destinada al Balneario.

El estado actual del antiguo Balneario, que se localiza en Valleseco, es de absoluto abandono; casi en ruinas. F. P
El estado actual del antiguo Balneario, que se localiza en Valleseco, es de absoluto abandono; casi en ruinas. F. P

En 2016, la responsable entonces de la consejería de Hacienda, Rosa Dávila (CC), anunció que se rescataría el Balneario y su residencia anexa porque “es absolutamente rescatable”, y el presupuesto “asumible por la Consejería”. Dávila recordó que se trata de edificios donde tienen recuerdos entrañables miles de santacruceros y que goza de protección como patrimonio histórico.

El arquitecto de la Dirección General de Patrimonio del Gobierno canario, Félix Morales, explicó entonces, que según se habían demostrado ensayos químicos, el antiguo Balneario sufre “un grave problema de carbonatación del hormigón”, concluyó con que la recuperación y reforzamiento de la estructura es “absolutamente” viable. Un problema que se repite, dijo, en otras edificaciones de la época construidas con un cemento importado de Turquía, que hace aumentar la porosidad del hormigón, volviéndolo vulnerable al salitre y la humedad, lo que oxida las armaduras y debilita la estructura. Morales precisó que la solución será forjar vigas y pilares con hormigón resistente, con barras, de modo que el edificio tenga una vida garantizada de cien años. También se reforzarán los forjados para aumentar su capacidad de carga.

A estas actuaciones se sumarían, según informó en noviembre del año pasado la misma consejería, el refuerzo de las fachadas, tras comprobar los estudios que entonces seguían en marcha, que era necesaria esa intervención. Fue entonces cuando, por escrito, la consejería informó de que “en la Dirección General de Patrimonio y Contratación se está trabajando para realizar una encomienda, o encargo con medios personificados, a Gestur Tenerife”, para la redacción de un proyecto y su ejecución.

Posibles usos

Fue tal la ola de ilusión que se generó entorno a la posibilidad de que se recuperara el Balneario que, inmediatamente, empezaron a surgir propuestas para sus usos, incluso se aprobaron mociones en el Cabildo y en el Ayuntamiento de Santa Cruz para apuntalar esa idea de rehabilitación que el Gobierno de Canarias fomentó. Fue en enero de este mismo año cuando el Pleno de Santa Cruz, solo con la abstención de Sí se puede, aprobó una moción sobre los futuros usos del espacio. En los acuerdos, apoyados por los colectivos y asociaciones agrupados en el colectivo Habla Juntos por San Andrés y por el Tagoror del Distrito de Anaga, se apostó para que el uso de las instalaciones del Balneario fuera destinado a centro de mayores y de manera compatible como centro de salud, con las instalaciones y equipamientos deportivos complementarios que se consideren adecuados a tal finalidad. Además, se instó al Gobierno de Canarias, como titular del inmueble, “a que cumpla a la mayor brevedad posible con su compromiso de acometer las obras de reforzamiento de pilares y aseguramiento de las instalaciones, con vista a que sea posible su rehabilitación con dichos usos futuros”. También se insta a las administraciones competentes “para que den viabilidad a tales propuestas”.

TE PUEDE INTERESAR