Caso Juan Luis Guerra / primeras explicaciones oficiales

El caso Juan Luis Guerra, a la Fiscalía Anticorrupción

El concejal de Unidas Podemos Ramón Trujillo aprecia, tras la Comisión de Control del Ayuntamiento de Santa Cruz, indicios de prevaricación y malversación en el escándalo destapado por este periódico

CASO JUAN LUIS GUERRA

El concejal de Unidas Podemos (UP) en Santa Cruz de Tenerife y líder de Izquierda Unida en la capital tinerfeña, Ramón Trujillo, anunció que llevará el caso de Juan Luis Guerra a la Fiscalía Anticorrupción al considerar que existen indicios suficientes de que estamos ante un asunto de “presunta corrupción”. Trujillo hizo dicha declaración durante la Comisión de Control municipal que se celebró ayer desde primera hora de la mañana, y en la que aludió a la posibilidad de que se hubieran cometido los delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos en la contratación del citado artista dominicano con vistas al Carnaval de Día. Se trata de la primera vez en que se realiza públicamente una calificación jurídica de las presuntas irregularidades en el citado expediente desde que DIARIO DE AVISOS informara sobre las mismas el pasado 29 de octubre.

Para justificar la denuncia, que será entregada la semana que viene, Trujillo recordó que en el expediente, negociado sin publicidad y por vía de urgencia, no se acredita en ningún momento que ni el particular Alfredo Moré ni Radio Club Canarias certificaron estar en posesión de la “exclusividad artística” del cantante dominicano, además de entender como “sobreprecio” el más de medio millón de euros abonado finalmente por el Ayuntamiento a Alfredo Moré, que la mitad de dicho dinero se pagase sin que se presentasen determinadas facturas (como se obliga en el pliego) o que, incluso, no constase la debida acreditación de la solvencia económica de Moré. El edil de Izquierda Unida también aludió a otro de los datos desvelados por este periódico, como es el hecho de que se abonasen 63.000 euros por “gestión y coordinación artística”.

El anuncio de Ramón Trujillo se produjo tras la comparecencia en la Comisión de Control del actual concejal de Fiestas, Andrés Martín Casanova (PSOE), quien no dudó en reconocer algunas de las presuntas irregularidades en dicha contratación, como, por ejemplo la ausencia de acreditación sobre la exclusividad artística o un desfase de unos 88.000 euros, entre otros.

“Dudas”

El socialista llegó a hablar de “expediente Frankenstein” para calificar cómo contrató el Ayuntamiento capitalino (entonces gobernado por Coalición Canaria) a Juan Luis Guerra, a la par que se asombró de la rapidez con la que se pagó el primer cuarto de millón de euros, casi un mes antes de que el concierto tuviera lugar y prácticamente de forma inmediata a la finalización del expediente. “Si siempre pagásemos con esta celeridad, seríamos los número uno”, llegó a bromear Martín Casanova.

El actual concejal de Fiestas aludió además a la investigación interna ordenada por la alcaldesa, Patricia Hernández (PSOE), sobre la que aportó una novedad, dado que confirmó que será el oficial mayor municipal, Francisco Clavijo, quien instruya la misma, tal y como se preveía.

Por su parte, Juan José Martínez (Coalición Canaria) no entró a valorar las sospechas que puedan generar las citadas carencias en el expediente, sino que se limitó a dar por buenos los refrendos del interventor y del secretario municipal. Martínez acusó al equipo de Gobierno de “manipulación interesada del expediente”, y recordó que “Juan Luis Guerra vino y cantó”.

El de CC coincidió con Guillermo Díaz Guerra (PP) en que hubieran preferido esperar por los resultados de la investigación interna antes de tratar el asunto en esta Comisión de Control.

En sus turnos de réplica, Martín Casanova calificó como “pueril” excusar irregularidades como el desfase de 88.000 euros en “un error humano”, como apuntaron la exconcejal de Fiestas Gladis de León (CC) y el exgerente José Ángel Alonso.

Por su parte, Ramón Trujillo (Unidas Podemos) cerró el debate apuntando que “nos parece bien que se celebrase el concierto” y aclaró que “no señalamos a nadie”, si bien las presuntas irregularidades ya detalladas motivaban, como ya había anunciado, que denunciará este asunto ante la Fiscalía Anticorrupción, para concluir recordando que “hay que cumplir con la ley”.

“Nosotros no prejuzgamos”

“Nosotros no prejuzgamos nada, pero lo que tenemos claro es que hay un expediente plagado de aparentes irregularidades”. Con esa claridad se expresó ayer Ramón Trujillo, concejal de Izquierda Unida y líder de Unidas Podemos en la capital tinerfeña, al ser cuestionado por DIARIO DE AVISOS acerca de su calificación jurídica, ya que habló, al final de la Comisión de Control municipal celebrada ayer, de la presunta comisión de los delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos en la contratación de Juan Luis Guerra con vistas al Carnaval de Día de este año.

En cuanto a dichas irregularidades posibles, Trujillo recordó que “hay un sobreprecio de 88.000 euros que no tiene ningún tipo de justificación en el propio expediente; hay unos pagos que debieran hacerse contra factura, como hoy [ayer para el lector] ha confirmado el concejal de Fiestas del grupo de Gobierno, y que no se hicieron previa presentación de dichas facturas y el pliego exigía que así se hiciera; hay unas acreditaciones de solvencia económica del gestor del contrato que tampoco parecen solventes; y hay unos criterios de exclusividad en la representación de los artistas que tampoco parecen estar justificados. Es decir, hay toda un serie de irregularidades, algunas quizás menores, pero otras preocupantes, como son en particular el sobreprecio y el hecho de que el Ayuntamiento adelantara un dinero que no debía haber adelantado sino que debía haberse pagado contra factura, pero no sin haberse presentado”, añadió el concejal de izquierdas.

“Por todo ello -concluyó Trujillo-, nosotros no apuntamos hacia un responsable en concreto, pero sí entendemos que los elementos que se han puesto sobre la mesa tienen la entidad y la gravedad suficiente para considerar que estamos ante un caso de presunta corrupción por la posible comisión de los delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos. Pero eso, insisto, no lo vamos a determinar nosotros, sino que la semana que viene iremos a la Fiscalía Anticorrupción para que sea la que decida al respecto “.

Ramón Trujillo ya había advertido de que si ayer no recibía unas “explicaciones convincentes”, no dudaría en recurrir a la Fiscalía Anticorrupción, como finalmente tendrá lugar dentro de unos días.

Coalición entiende que hay un interés electoral en la investigación

El portavoz del grupo municipal CC-PNC, Juan José Martínez, defendió ayer en la Comisión de Control la legitimidad del expediente y los pliegos del contrato del concierto de Juan Luis Guerra, al tiempo que acusó a los concejales de Unidas Podemos de usar electoralmente este asunto, sin esperar siquiera al informe reservado encargado por la propia Corporación municipal. Curiosamente, a CC se le acusa de gastar medio millón en traer a Juan Luis Guerra porque dos meses y medio después se celebraron las elecciones locales.

“A Unidas Podemos no le interesa en absoluto conocer la verdad, seguramente porque sus concejales saben que los datos terminarán por desmontar sus veladas acusaciones contra el procedimiento de contratación”, afirmó Martínez. “De la misma manera, no tienen reparos en cuestionar la profesionalidad y rigurosidad del secretario del Pleno y del interventor municipal, que actuaron y dieron fe de la escrupulosa legalidad del procedimiento”.

Asimismo, el portavoz nacionalista santacrucero recuerda que “desde que este tema llegó a la portada de algún medio de comunicación, no hemos dejado de defender las actuaciones administrativas y los pliegos del expediente, negando cualquier irregularidad y poniendo por delante la fiscalización conforme a la ley en todas las instancias que prevé este tipo de contratos”.