Salseos

Miley Cyrus rompe su silencio y habla de su adicción a las drogas y el alcohol

La que fuera estrella Disney ha experimentado durante los últimos años un largo proceso de transformación y madurez

Miley Cyrus rompe su silencio y habla de su adicción a las drogas y el alcohol. | EUROPA PRESS

Miley Cyrus está atravesando una de las etapas más intensas de su vida. Después de haberse divorciado de Liam Hemsworth y de haber comenzado una nueva relación con Cody Simpson, la cantante parece estar dando un paso hacia una vida más sana, feliz y responsable. Hacía tiempo que no se mostraba en redes sociales tan contenta y libre como hace desde que comparte su vida con el cantante Cody Simpson.

Y parece que esta felicidad también la está encaminando a dejar sus malos hábitos de lado. Hace unas semanas, Miley aseguró en un directo que llevaba cuatro meses sobria y este miércoles la artista ha publicado una historia en su perfil de Instagram en la que, junto a un gran letrero en el que se lee la palabra “drogas”, ha confesado que, aunque ya no las toma, las sigue encontrando placenteras a nivel estético.

Sin duda, la que fue estrella Disney ha experimentado durante los últimos años un largo proceso de transformación y madurez en el que ha logrado consolidar su carácter como artista rebelde y rupturista pero en el que también ha buscado mantener un estilo propio a nivel musical. El único problema de todo esto siempre ha sido su predilección por el alcohol y los estupefacientes, una mala práctica en la que empezó a refugiarse cuando dio inicio a su búsqueda de sí misma tras abandonar Disney y romper con Liam por primera vez.

Aunque Miley Cyrus siempre parece estar rodeada de la polémica, esta nueva publicación en las redes sociales puede que tranquilice a sus admiradores y admiradoras, quienes parecen estar acostumbrados ya a las provocadoras fotos y los vídeos. Habiéndose cumplido también cuatro meses desde que Cody dejó la bebida, muchos apuestan a que es la reciente relación de los cantantes la que va a mantener sobria a la pareja, aunque muy drogados de amor.