ciencia

¿Por qué se ponen negras las cabezas de las gambas? Si las chupas puede ser peligroso

En 2018, cada español consumió una media de 1,77 kilos de gambas y langostinos, según el Informe sobre Consumo Alimentario en España, elaborado por el Ministerio de Sanidad.

Las gambas y los langostinos son dos de los alimentos estrella de la Navidad junto con el jamón ibérico, el turrón o los polvorones. Según el último Informe sobre Consumo Alimentario en España, elaborado por el Ministerio de Agricultura, los españoles consumimos en 2018 alrededor de 80 toneladas de estos crustáceos (o lo que es lo mismo: 1,77 kilos por persona). Según este trabajo, gambas y langostinos son el marisco más consumido en España, por encima del pulpo o los mejillones.

Sin embargo, existe cierto desconocimiento sobre este suculento manjar, al que persiguen algunos mitos y falsas creencias que hablan de su toxicidad o de los altos niveles de colesterol que provoca su consumo. ¿Se trata de un alimento recomendable dentro de una dieta saludable? ¿Por qué se ponen negras las cabezas de algunas gambas?

En el mundo de la alimentación, la apariencia de un producto juega un papel muy importante para que el consumidor se decante por él. Así, unas gambas con la cabeza ennegrecida no son tan apetecibles como otras con un aspecto más atractivo y fresco. ¿Por qué se pone negra la cabeza de estos crustáceos? En realidad, se trata de un proceso llamado melanosis, que sufren este tipo de animales y que está provocado por una reacción enzimática al entrar en contacto con el oxígeno.

Puedes leer el artículo completo aquí.

TE RECOMENDAMOS