política

Isabel García: “Pediré ayuda a Madrid contra la termita, porque nos está comiendo”

La consejera de Gestión del Medio Natural y Seguridad asegura que las especies invasoras son una de su mayor preocupación, desde el polémico abatimiento de cabras asilvestradas, que cataloga como “fracaso político”, hasta la amenaza de las temidas termitas americanas
Isabel García, consejera insular del Área de Gestión del Medio Natural y Seguridad. FOTO: Fran Pallero
Isabel García, consejera insular del Área de Gestión del Medio Natural y Seguridad. FOTO: Fran Pallero
Isabel García, consejera insular del Área de Gestión del Medio Natural y Seguridad. FOTO: Fran Pallero

Isabel García, consejera de Gestión del Medio Natural y Seguridad, cree que no ha tenido un comienzo nada fácil en la Corporación insular. Asegura que las especies invasoras son una de su mayor preocupación, desde el polémico abatimiento de cabras asilvestradas, que cataloga como “fracaso político”, hasta la amenaza de las temidas termitas americanas. Según adelantó García a DIARIO DE AVISOS, llevará estas últimas hasta Madrid para pedir que se habilite una partida específica para conseguir erradicarlas: “Porque nos están comiendo”, sentenció.

– Según ha entrado se ha encontrado con la termita americana… ¿están consiguiendo contenerla?
“He tenido un comienzo difícil al encontrarme este tema nada más entrar, pero creo que el Cabildo ha dado una respuesta rápida a corto plazo y la barrera está funcionando. El principal objetivo de la Corporación es tratar que no se expanda y actuar en los focos donde ya estaban detectadas como Tacoronte. Luego han aparecido nuevos focos en La Laguna y ya estamos también atacando con cebos. Por supuesto que nos preocupa que se propaguen y por eso estamos atentos para cuando aparezca un nuevo foco actuar rápidamente.

– ¿Cómo están yendo los tratamientos?
“Por el estudio paralelo que está haciendo el Instituto Superior de Investigación Agraria (ICIA) sabemos que van bien. Además, están analizando qué afecciones pueden tener en el suelo y en las personas. Nosotros solo trabajamos con productos que son autorizados por la Unión Europea, pero no por eso vamos a dejar de estudiar si estos tratamientos son efectivos, si habría que cambiarlos, o establecer otras estrategias”.

– La termita se está alimentando también de frutos, ¿preocupa su adaptación?
“El hecho de que vaya a elementos vivos nos genera un nuevo problema y es algo que ya estoy tratando a nivel estatal. Estamos trabajando para que se incluya en el catálogo de especies invasoras para así tener mayores apoyos económicos y técnicos. La inclusión yo creo que es cuestión de meses porque todos los informes están siendo estudiados por el Ministerio y me han dicho que sí la van a incluir. También estamos consultando a Sanidad, a nivel del Ministerio de Transición Ecológica y Agricultura, cómo actuar con los cultivos porque no queremos cometer ninguna imprudencia”.

– ¿Cuánto puede costar erradicar esta plaga?
“Ya en el presupuesto de 2019 teníamos asignados 1 millón de euros y para el 2020 hemos establecido otro millón. Los ayuntamientos están poniendo también sus partidas para abordar la parte de las viviendas afectadas. Cuando fui a Madrid aproveché la Cumbre del Clima para decirle al director general de Agricultura que necesitaríamos dinero para este asunto y me dijo que una de las maneras para conseguirlo era crear una partida específica. Ahora nos toca hablar con la ministra canaria, Carolina Darias, o la senadora, Olivia Delgado, y pedirles que medien para habilitar una partida contra las especies foráneas porque nos está comiendo la termita”.

– En enero se acababa el plazo para apañar las cabras asilvestradas, ¿es el abatimiento una alternativa?
“De momento no contemplamos los abatimientos porque aún se están haciendo las apañadas. El margen era hasta el 31 de enero y ahora toca hacer la evaluación, pero yo no estoy contemplando el abatimiento como solución porque no deja de ser un fracaso político. Nosotros promovemos la apañada tradicional, con una cuerda, perros u otras cabras que las atraen y tenemos cabreros que quieren seguir colaborando”.

– ¿Qué otras plagas le preocupan?
“El plumacho pampero, que no queremos que se convierta en un rabo de gato y por eso vamos a pedir a los ayuntamientos que empiecen a controlarlo. También queremos sacar un catálogo en colaboración con Educación Ambiental donde están catalogadas todas las especies foráneas que ponen más en riesgo la sostenibilidad y el medio. Por nombrar algunas, el propio plumacho, el rabo de gato, el gato, el tojo o la rata”.

– ¿En qué punto están las obras del Barranco de Masca?
“Aunque dimos como fecha de finalización el verano de 2020, si podemos abrirlo antes, lo abriremos. Las obras están prácticamente terminadas, en febrero acabamos la parte de obra civil de adecentamiento de los senderos, los puestos de vigilancia y demás. Y ahora falta por culminar la central de reservas, que conlleva una aplicación informática y que calculo que estará entre marzo y abril”.

– ¿Ha pensado en limitar el acceso de vehículos a otras zonas de gran afluencia turística como puede ser Anaga?
“En Anaga encargaremos un estudio sobre la capacidad de carga y según los datos que se desprendan ya veremos. No me atrevo a decir que vamos a limitar la entrada porque eso causa alarma entre vecinos y visitantes, pero sí que vamos a regular de alguna manera la afluencia, sobre todo en Cruz del Carmen y otros puntos que están teniendo una sobrecarga excesiva”.

– Con el antecedente de Gran Canaria y el propio cambio climático, ¿cambiará la política frente a incendios?
“Por supuesto. Desde que puse el pie en el Cabildo amplié el período de campaña de las Brigadas Forestales y es verdad que Gran Canaria supuso un antes y un después. No podemos negar que tener diciembres de hasta 24 grados es un riesgo”.

TE PUEDE INTERESAR